Era septiembre del ’75 y  la DINA capitalizaba el poder rápidamente, el” régimen militar” le otorgaba libres vías para que se desarrollaran las más condenables violaciones a los derechos humanos. La Dirección de Inteligencia de la Fuerza Aérea (DIFA), sostenía