Por Alan MacLeod Reportero de MINT-PRESS   El 10 de noviembre pasado, el periodista argentino Sebastian Moro fue encontrado inconsciente, dejado muerto, cubierto de moretones, rasguños y otros signos de violencia. Moro llevaba un chaleco que lo identificaba como la prensa que cubría