«Acusación constitucional contra Víctor Pérez por paralización de camioneros» Por Aucán Huilcamán

Por Aucán Huilcamán, Encargado de Relaciones Internacionales, Consejos de Todas las Tierras

 

El pueblo Mapuche hace un llamado urgente al parlamento para implementar una Acusación Constitucional contra el Ministro del interior por abandono de sus deberes y su abierta complicidad con el paro de los camioneros

Sin duda el reciente paro de los camioneros ha causado impacto en la sociedad chilena, la paralización encabezada por Sergio Pérez, presidente de la Confederación Nacional de Transporte de Carga de Chile (CNTC)  ha estado marcada por violencia e ilegitimidad, esta última quedando expuesta en un video que circula desde anoche en redes sociales evidenciando la vulneración a los protocolos de salud.

“Le hacemos presente a todos los camioneros en paro y al Gobierno de Sebastián Piñera, las comunidades Mapuche comenzaremos a ejercer soberanía territorial. Por tanto exigimos que cualquier acuerdo que signifique instalar unidades policiales de cualquier tipo o asuntos relacionados. Los Mapuche debemos tomar parte, considerando que las carreteras están instaladas en territorios que se encuentran en proceso de recuperación” (Huilcaman)

El informe reservado de Carabineros sobre los grupos de autodefensa de agricultores en la zona mapuche es clara muestra que ni las autoridades de gobierno ni Estatales están cumpliendo una labor efectiva para este conflicto. ¿Por qué Pérez evita el dialogo con la Nación Mapuche? ¿A quién beneficia el racismo hacia los pueblos indígenas?

En Chile, especialmente en la Araucanía sector donde predominan comunidades indígenas. Se forjo una sociedad segregada racialmente, esta se gestó en identidades e ideologías de supremacía criolla que desde el siglo XIX hasta hoy, naturalizaron que los Mapuche están condenados a ser servidumbre o desaparecer. Frases como “Soy pobre, pero no indio” “Este es indio pa sus cosas” “Anda con la indiá”, son expresiones naturales del racismo que transcienden culturalmente son compartidas tanto por las elites políticas y económicas, como por civiles.

Chile desde la conformación del Estado como tal ha violentado y reprimido a comunidades indígenas especialmente las Mapuche, imponiendo petitorios y consiguiendo leyes autoritarias que se apartan de una legítima acción. ¡No nos podemos olvidar que la Araucanía fue, es y seguirá siendo territorio Mapuche, territorio que ha sido confiscado y ocupado a través de la violencia sistemática por parte de distintos gobiernos, siempre respaldados con las fuerzas militares!

 

 

 

Comparte tu opinión o comentario