Canciller cubano denuncia a EEUU por impedir entrada de combustibles al país

Por CubaDebate

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció nuevamente este lunes al Gobierno de Estados Unidos como responsable de impedir la entrada de combustibles a la isla, lo que consideró una de las acciones genocidas contra su país.

 

En Twitter, el Canciller señaló que este cerco causa daños a los habitantes de la isla, así como privaciones y dificultades que impactan en cada familia cubana.

 

Desde los últimos días, Cuba presenta un desabastecimiento temporal de combustible a causa del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU.

 

Para paliar esta situación, que las autoridades cubanas califican de coyuntural, se tomaron medidas relacionadas con el ahorro y para priorizar el consumo de diésel en el transporte público y de carga.

 

También se decidió disminuir temporalmente la actividad económica de un grupo de producciones, grandes consumidoras del mismo; siempre con el fin de que sean mínimas las afectaciones en el servicio eléctrico nacional.

 

Al respecto, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha reiterado la necesidad de buscar alternativas para evitar así la menor afectación posible.

 

Otras autoridades insisten en apoyar la lucha contra el robo de este recurso y ratifican como prioridades de trabajo la protección de servicios básicos como el transporte, la higiene comunal, salud y educación, entre otros.

 

Asimismo, representantes del Gobierno iniciaron un recorrido nacional para constatar el cumplimiento de las medidas para enfrentar el difícil panorama energético en el país.

 

Asamblea General de la ONU ratifica clara postura contra el bloqueo estadounidense a Cuba

 

La presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa, destacó este lunes que ese organismo tiene una postura muy clara desde hace décadas en contra del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba.

 

Las sanciones unilaterales realmente afectan la seguridad y el derecho al desarrollo de todos los pueblos, y obstaculizan la capacidad de poder usar esos beneficios, dijo a Prensa Latina ante una pregunta sobre el recrudecimiento de las medidas hostiles de Washington hacia La Habana.

 

Muchas veces, esas sanciones polarizan y dificultan llegar a consensos y procesos de paz sostenibles, recalcó Espinosa.

 

La ONU es muy clara en este tema de las sanciones, agregó. Las sanciones son una prerrogativa del Consejo de Seguridad.

 

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba aparece como el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se aplica contra país alguno, denunció la misión de esa isla ante Naciones Unidas.

 

Por medio de un comunicado emitido recientemente, esa representación diplomática señaló que dicho cerco es el principal obstáculo para el desarrollo del país caribeño, así como para la consecución de la Agenda 2030.

 

El recrudecimiento del bloqueo continúa como el eje central de la política de Washington hacia la isla, con efectos cada vez más notables en su aplicación extraterritorial, subraya el texto.

 

“Por su declarado propósito y el andamiaje político, legal y administrativo en el que se sustenta, estas sanciones califican como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948, y como un acto de guerra económica, según lo establecido en la Conferencia Naval de Londres de 1909”.

 

Durante los casi 60 años de aplicación del bloqueo, los daños acumulados ascienden a 138 mil 843.4 millones de dólares.

 

Tan solo de abril de 2018 a marzo de 2019, esas medidas de agresión económica han aumentado, causando pérdidas a Cuba en el orden de los 4 mil 343.6 millones de dólares, detalla el comunicado.

 

En este último período, añade, el fortalecimiento de la aplicación extraterritorial de ese sistema de sanciones se reflejó en constantes afectaciones a empresas, bancos y embajadas cubanas que enfrentan grandes obstáculos en sus actividades comerciales y financieras en muchos países.

 

Desde 1992, la Asamblea General de la ONU ha aprobado 27 resoluciones que reclaman al gobierno estadounidense poner fin, sin condicionamiento alguno, a su política de bloqueo contra Cuba.

 

Al llegar al poder, el presidente Donald Trump dio un giro a los acercamientos realizados en la administración de Barack Obama y retomó la política hostil hacia Cuba, con el recrudecimientos de sanciones, restricciones de viaje y recortes en la cantidad de las remesas, entre otros.

 

(Con información de Prensa Latina)

 

Bloqueo: Cero divisas para Cuba, ni aunque sea de Suiza

 

Randy Alonso Falcón – Cubadebate

 

Hay que reírse cada vez que en un escenario internacional los representantes del imperio o uno de sus asalariados de turno hablan de que no existe un bloqueo contra Cuba sino un “embargo”, que es resultado del diferendo bilateral entre nuestras naciones.

 

Pero,  la obsecada verdad siempre deja asomar su rostro. Nuevas historias emergen a cada rato que muestran el carácter despiadado y extraterritorial de la guerra económica que el imperio despliega contra este país cada día, de cada semana, de cada mes, de cada año, en las últimas seis décadas.

 

La persecución a las finanzas que circulan desde y hacia Cuba es una de claves principales del tenaz bloqueo. De la prohibición de usar en dólar en transacciones donde participe Cuba a las enormes multas a instituciones bancarias de terceros países por su relación con la nación caribeña, hay un complejo entramado y un largo historial de acciones con el objetivo principal de negarle a Cuba el acceso a las divisas.

 

En el informe sobre los daños del bloqueo, presentado por Cuba el pasado año ante Naciones Unidas, se denuncia que “Durante 2018, decenas de bancos en todas las regiones del mundo decidieron cerrar sus relaciones con empresas cubanas o extranjeras, para eliminar cualquier vínculo de su actividad con Cuba, incluso operaciones relacionadas con ciudadanos cubanos solo por el hecho de tener esa nacionalidad.

 

Otro grupo de bancos e instituciones en Europa, América Latina, África y Asia, han impuesto condiciones y obstáculos para seguir operando con empresas y embajadas cubanas que han sido sus clientes durante años. Entre las principales afectaciones registradas producto de este efecto intimidatorio se encuentran: la prohibición de transferencias de fondos en dólares estadounidenses u otras monedas libremente convertibles; la cancelación de cuentas de embajadas y empresas con intereses cubanos en el exterior, así como de servicios financieros para negocios relacionados con Cuba y la denegación del otorgamiento de facilidades crediticias o la tramitación de cartas de crédito. El cerco financiero contra Cuba se ha recrudecido. Ello es resultado de los mecanismos de vigilancia y fiscalización impuestos por los EE.UU. sobre la actividad bancaria internacional y consecuencia directa de las multas millonarias que han sido
impuestas contra bancos extranjeros en los últimos años.”

 

Habría que recordar la multa de 8.9 mil millones de dólares al banco francés BNP Paribas en el 2014, los 787 millones impuestos al Credit Agricole y los 1710 millones al alemán Commerzbank en el 2015, los mil millones 340 mil dólares impuestos al también francés Societe Generale S.A. en el 2018 y los mil 300 millones de dólares de multa que este año la compañía bancaria italiana Grupo UniCredit pagará a entidades de Estados Unidos; todo como resultados de “violaciones del bloqueo estadounidense”.

 

Las recientes decisiones anunciadas por el Secretario del Tesoro de Estados Unidos van encaminadas al propósito declarado de “aislar financieramente al régimen cubano […] negando el acceso a Cuba de divisas convertibles”.

 

El objetivo es infundir temor; hacer presiones hasta quebrar cualquier relación con Cuba; establecer un brutal cerco financiero a nuestro país.

 

Todavía sin entrar en vigor las nuevas medidas financieras del bloqueo ya hay bajas evidentes. El banco suizo PostFinance anunció que dejará de realizar transacciones de pago con Cuba por temor a las sanciones anunciadas por el Gobierno de EE.UU.

 

El portal digital Swissinfo.ch tuvo acceso a un documento de ese banco, en el que la institución afirma que, como banco suizo, no está directamente sujeto a la legislación estadounidense, sino que participa en operaciones de pago globales y depende de una red de bancos corresponsales y del acceso a operaciones de pago en dólares de Estados Unidos. Así, el derecho estadounidense tiene en cierto modo un efecto extraterritorial.que, aunque no está directamente sujeta a la ley estadounidense, su participación en operaciones globales depende del acceso a transacciones de pago en dólares estadounidenses. Por ello, en determinados casos la legislación de EE.UU tiene un efecto extraterritorial.

 

PostFinance confirmó que el canal de pago para operaciones en Cuba fue cerrado.

 

La primera víctima de la decisión son los suministros a Cuba de equipos médicos y materias primas para producir medicamentos por parte de la ONG suiza MediCuba, que desde hace muchos años mantiene una relación solidaria con nuestro país, incluyendo la promoción del intercambio de conocimientos entre profesionales de la salud suizos y cubanos.

 

MediCuba Suiza, creada en 1992, está financiada por donantes privados, cantones, municipios y también por la gubernamental Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

 

El bloqueo de los canales de pago impide que MediCuba envíe a Cuba el dinero necesario para gestionar los proyectos en la isla caribeña. “Como resultado, la organización ya no puede ni siquiera cumplir contratos con entidades privadas y públicas en Suiza”, denunció la ONG en un comunicado.

 

Los grandes bancos suizos cerraron sus operaciones con Cuba hace unos años, y PostFinance probablemente estaba ofreciendo la última oportunidad para las transferencias de dinero de Suiza a Cuba.

 

Víctimas del bloqueo serán también los ciudadanos suizos residentes en Cuba. Swissinfo denuncia que un jubilado suizo en La Habana no puede acceder al dinero de su pensión, depositado en una cuenta de PostFinance.

 

¿Embargo dicen? No me hagan carcajear. Se trata de una guerra económica, comercial y financiera sin cuartel. Es como un remake imperial de la reconcentración de Weyler contra el pueblo cubano. Es una bofetada al mundo que debe ser denunciada y condenada.

Post a Comment