Por Granma   La Constitución cubana expresa un consenso para la continuidad de la Revolución y el socialismo. Nadie puede negar que fue aprobada luego de amplias jornadas –inusuales en las variantes de democracias contemporáneas– de deliberación pública, donde participó todo el