Por Reginaldo Saavedra   Ayer recibí un mensaje en el teléfono, enviado por una organización cristiana, en el que llamaba a votar por el rechazo a una nueva Constitución. Los argumentos -muy bien presentados por video- eran básicamente: esta Constitución asegura