Después de largas conversaciones entre las dirigencias de sus partidos políticos, la Plenaria Nacional del Frente Amplio uruguayo (referente directo del FA chileno), aprobó, mediante un documento suscrito por las principales fuerzas de la coalición, el no votar a favor