Covid-19 declina en Nicaragua, mientras críticos caen en silencio. Por: John Perry

Por: John Perry.

Ningún país puede afirmar todavía haber derrotado al Covid-19, pero claramente algunos están teniendo más éxito que otros. Nicaragua es uno de ellos y aún podría ser reconocido como líder mundial. Con menos de 5.000 casos de Covid-19 desde que comenzó la pandemia, según cifras oficiales, su nivel de infección está muy por debajo del de Panamá (105.000), Guatemala (85.000), Honduras (71.000), Costa Rica (63.000) o El Salvador (27.000 ).

Por supuesto, es cierto que la cifra de Nicaragua, como la de los demás países, subestima la incidencia real del virus. Pero incluso el llamado Observatorio Ciudadano «independiente», que está estrechamente vinculado a los grupos políticos de oposición nicaragüense, solo reporta alrededor de 10,000 casos, todavía muy por debajo de la incidencia en los países vecinos.

Y las cifras del observatorio, como deja en claro su sitio web, no se basan en pruebas, sino en fuentes no verificables, incluidos los «rumores» (que define como «opiniones públicas espontáneas»).

¿Qué evidencia hay de que la epidemia de Nicaragua está bajo control? Durante las últimas seis semanas, desde principios de agosto, solo ha habido alrededor de mil casos nuevos. El nivel semanal de casos nuevos se redujo a 143 (mediados de septiembre) desde un máximo de 480 por semana a fines de mayo.

Esto refleja la experiencia en el terreno: los hospitales ahora están lidiando con un número limitado de casos de Covid-19, y el hospital de Managua que se dedicaba exclusivamente al tratamiento del virus, el Alemán Nicaragüense, ha abierto sus puertas a otros pacientes. En las calles, mientras la gente todavía toma precauciones y la mayoría usa máscaras, hay poca sensación de que la pandemia sea la mayor preocupación de todos, como lo fue hace cuatro meses.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informa que Nicaragua tiene la tasa de mortalidad por Covid-19 más baja de las Américas. Además, según Forbes, a fines de agosto Nicaragua tenía la mejor tasa de recuperación de Covid-19 en la región, con más del 90 por ciento de los pacientes recuperados. Se trata de cifras alentadoras, aunque sólo se dispondrá de datos verdaderamente comparables cuando se puedan examinar las tasas nacionales de mortalidad de los diferentes países durante el período de la pandemia.

Las políticas del gobierno nicaragüense se han diferenciado mucho de las de sus vecinos. Nicaragua se preparó temprano: equipando 19 hospitales para manejar enfermedades respiratorias graves, capacitando a todos los 36,000 miembros del personal de salud en el manejo del virus, manteniendo estrictos controles de salud en las fronteras con cuarentena supervisada para los recién llegados, realizando visitas de casa en casa con brigadas de salud voluntarias que brindan consejos (unos cinco millones de visitas en total), rastreando los contactos de la gran mayoría de los casos conocidos y estableciendo una línea telefónica de ayuda gratuita para asesorar a las personas con síntomas.

Lo que no hizo fue imponer un encierro, argumentando que el sufrimiento sería mucho mayor si lo hiciera, ya que los muchos nicaragüenses que necesitan trabajar para comer todos los días no habrían podido hacerlo. El pico de la pandemia coincidió con la temporada de siembra: ¿cómo habría sobrevivido el 40 por ciento de los nicaragüenses de las zonas rurales sin nuevos cultivos?

En contraste, los países limítrofes impusieron cierres estrictos, provocando manifestaciones y causando penurias extremas, lidiando con las violaciones con duras multas o incluso con represión violenta (los panaderos en Honduras fueron baleados por la policía por romper el cierre; uno murió). Desde entonces, todos estos países se han visto obligados a relajar sus restricciones, en parte debido al daño considerable causado a los medios de vida de las personas, incluso cuando el número de casos ha seguido aumentando.

Lo que ha pasado en Nicaragua no es lo que se suponía que iba a pasar, según los medios de oposición y la prensa internacional. Al principio, los medios internacionales dieron más credibilidad a las cifras exageradas del Observatorio Ciudadano que a las propias cifras del gobierno. Por ejemplo, cuando el 26 de mayo el Ministerio de Salud, MINSA, reportó 759 casos comprobados de COVID-19, el observatorio reportó más de 2.600 casos y otros 2.000 como «sospechosos», ninguno de ellos basado en pruebas.

Las ONG de derecha y los canales de medios produjeron pronósticos que claramente tenían la intención de asustar a la gente, y lamentablemente una parte de los nicaragüenses sí los creyó. Por ejemplo, un informe del notorio canal de medios 100% Noticias del 2 de abril, predijo que 23.000 nicaragüenses morirían por el virus a principios de mayo (de hecho, a principios de mayo solo hubo seis muertes).

La BBC publicó un informe que incluía un pronóstico de una ONG local llamada FUNIDES, de que para junio habría al menos 120.000 casos de virus y 650 muertes. En el mismo informe, la BBC puso en duda las cifras del gobierno nicaragüense, pero reprodujo la predicción obviamente exagerada de FUNIDES sin cuestionarla.

FUNIDES no trabaja en el sector de la salud y en 2018 recibió más de US$ 120,000 de la agencia respaldada por el gobierno de los Estados Unidos, National Endowment for Democracy, para promover la «democracia» en Nicaragua y US$ 253,245 de USAID. Estos y otros rumores y predicciones han sido recopilados en un video de Juventud Presidente, Falsas matemáticas sobre el Covid-19 en Nicaragua.

No es de extrañar que los organismos internacionales que han criticado constantemente al gobierno de Nicaragua utilizaran la pandemia para renovar sus ataques. Por ejemplo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en una extensa misiva del 29 de mayo, concluyó expresando ‘su preocupación por el acceso de la población nicaragüense al derecho a la salud’, aparentemente sin saber que Nicaragua tiene muchos más hospitales públicos gratuitos que la vecina Honduras (que tiene un 50% más de población), que 19 de ellas se habían construido desde 2007 cuando los sandinistas regresaron al poder, y que Nicaragua gasta una proporción mayor de su presupuesto gubernamental en salud que prácticamente cualquier otro país de las Américas . Recientemente, el Banco Interamericano de Desarrollo ubicó a Nicaragua en el segundo lugar en Centroamérica y el cuarto en toda América Latina en inversión en salud.

Amnistía Internacional, citando también las cifras del Observatorio Ciudadano, ha utilizado la pandemia para renovar sus críticas al gobierno de Daniel Ortega, esta vez (en agosto) centrándose en las condiciones carcelarias. Continúa argumentando que hay 80 presos políticos en Nicaragua, a pesar de las diversas amnistías que ha mantenido el gobierno, y desconociendo que quienes han sido detenidos en los últimos meses (muchos de los cuales fueron amnistiados previamente en 2019) han cometido delitos graves.

Sin duda, el más atroz de ellos fue el asesinato de dos niños en Mulukukú; el acusado (ahora arrestado y acusado) había participado en el ataque de la oposición contra la comisaría de policía en junio de 2018, en el que murieron tres policías. Si bien las condiciones carcelarias en Nicaragua han atraído la atención de Amnistía Internacional, ha ignorado las condiciones mucho peores en las cárceles hondureñas donde, de hecho, ha habido muchas muertes relacionadas con Covid, incluidas las de presos políticos como periodistas disidentes.

Hay algunas señales de que el éxito de Nicaragua, por fin, está ganando algo de reconocimiento. El sitio web de izquierda, Toward Freedom, publicó un artículo abrumadoramente sesgado sobre el enfoque de Nicaragua a la pandemia en junio, el coronavirus se encontró con la negación y el silencio en Nicaragua. Pero ahora aparentemente están teniendo dudas (a pesar de rechazar una respuesta escrita conjuntamente por el difunto gran Kevin Zeese, que en cambio fue publicada en Popular Resistance). El sitio web New Humanitarian publicó un artículo igualmente sesgado, utilizando principalmente fuentes de oposición, en septiembre. Ahora ha acordado volver a examinar la cuestión.

Lo más alentador es que una trabajadora de la Salud en el Reino Unido, Rita Drobner, científica biomédica en un hospital de Londres, dice que la correspondencia en The Lancet, incluida la respuesta detallada a las críticas de los médicos en los EE. UU., ha sido importante para lidiar con infundadas críticas a Nicaragua en el Reino Unido. Su opinión es que The Lancet se equivocó al publicar un artículo que era “tan científicamente liviano y sin fundamento», pero que ahora ha habido una discusión pública en un lugar destacado, donde los argumentos de un país pobre montan una medida y la campaña de salud pública responsable sale más fuerte y más clara.

Solo puede ser una cuestión de tiempo antes de que la respuesta efectiva de Nicaragua a la pandemia sea reconocida por los medios corporativos, especialmente porque contrasta mucho con la experiencia de la mayoría de los demás países latinoamericanos y, por supuesto, la de Estados Unidos y el Reino Unido.

Mientras tanto, las encuestas de opinión muestran que la confianza de los nicaragüenses en su servicio de salud, sin duda afectada por la campaña de propaganda de la oposición a principios de año, se ha recuperado sustancialmente. También es claro que Nicaragua está retomando su recuperación económica, luego de los severos daños causados por el intento de golpe de 2018, nuevamente a pesar de los pronósticos de la oposición de un desastre económico inminente.

 

Por: John Perry, 22 de Septiembre de 2020. Fuente: Radio La Primerísima (Nicaragua).

 


 

Ver también:

Nicaragua resalta su gestión de COVID con las menores tasas de Latinoamérica, Revista Forbes, 29 de septiembre de 2020.

publicaciones anteriores:

 

Lecciones para la crisis: Como Nicaragua y Cuba están actuando conjuntamente para enfrentar el COVID-19

Nicaragua y el Coronavirus: El secreto mejor ocultado por los medios occidentales

«Nicaragua, modelo contra pandemia». La salud comunitaria y popular de la experiencia Sandinista

 

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario