Cuarteto de Nos: El porfiado, bipolar y raro rock del Uruguay, bo (sus 5 peores canciones)

Por Miguel Fauré Polloni

#Rock_DeFrente

 

 

Nacen en 1984 como joda, tres acordes y algunos versos ácidos. Piño de amigotes celebrando las pavadas al fermento de unas birras heladas. De pronto, como si la propia Vida se convirtiera en teatrito del absurdo, están parados arriba del Luna Park repleto, en medio de una gira y llenándose los morrales con grammys. Y, tá, ¿quién jode a quién?

 

El Cuarteto es Gregorio Samsa tornado rockstar por ser tal: bicho raro. Tras la invasión de la Armada uruguaya a las playas argentinas, con almirantes como Brancciari (NoTeVaGustar) o corsarios como Teysera (La Vela Puerca), lo de esta ya veterana banda es aún más elogiable. Letras pulcras, sonido (hoy) pulido, actitud sarcástica, está claro: no querían ser normales. No lo fueron/son: allí la clave de su éxito.

 

Aquí sus ¿mejores? cinco canciones…

 

5. «Me amo»

 

Y, bueno, del amor no se puede hablar en serio.  La genialidad de Roberto Musso pone sus ojos en el Narciso que todes llevamos dentro operando la maquinaria interna del amor, entendido como un ejercicio de vanidad. Por eso brindo, «por mí».

 

 

4. «Cuando sea grande»

 

Sobre la paternidad tienen una canción mejor. Pero, por joda, no la incluyo. Obvio, es el Cuarteto. «No Llora» es una de amor paternal impresionante. Pero en esta Musso abre el pecho y asume la honestidad brutal. Ser padre, a la larga, es joder la mente de los enanes. El relato es el del retoño: viejo, no quiero ser como vos.

 

 

3. «Buen día, Benito»

 

Bullying ha habido siempre. Hoy tiene nombre en inglés y prensa segura. Bancárselo antes de ser moda, fue duro. Antes, cuando llorarlo era de «maricones». ¿Y qué pasa si la venganza es válida? ¿Qué bella catarsis tendríamos todos si más allá de la funa o el escrache pasáramos a la acción? Buen día, Benito.

 

 

 

2. «Roberto»

 

Sí, una carta a sí mismo. Del alma a la mente ordinaria. Un puñado de consejos:

«No aconsejes a nadie que no te lo haya pedido
Ni acorrales a un cobarde, ni a un león herido
No creas que lo evidente siempre es la verdad
No dinamites un puente que un día debas cruzar

Si todo va muy bien seguro va a pasar algo malo
Y a veces no se rompe el hilo por lo más delgado
Nunca abras el paraguas antes que empiece a llover
Ni regales un libro a quien no sabe leer

No desees que mueran tus enemigos
Es mejor que estén vivos para verte triunfar
La conciencia vale más que mil testigos
Nunca lastimes a quien después no puedas matar»

 

 

1. «Ya no sé qué hacer conmigo»

 

Popular cuando el Cuarteto dejó ser el puñado de frikis de termo y mate amargo. Todas las contradicciones reunidas al calor de la duda. Las verdades quebradizas, los dogmas estallados. Los cauces desbordados. La vida.

 

Comparte tu opinión o comentario