Democracia Wanderina

Por Jean Flores Quintana

Días convulsos se viven en la ciudad-puerto de Valparaíso. Alta expectación existe en la comunidad porteña desde que el lunes 21 de septiembre la Corporación Santiago Wanderers comunicó que realizará una consulta a los socios y socias del Decano del Fútbol Chileno, respecto de la postura oficial que tomará el club en el plebiscito nacional del 25 de octubre, que abrirá -o no- la posibilidad de cambiar la constitución política redactada por la dictadura cívico-militar.

La consulta electrónica a toda la comunidad wanderina inscrita como socia se realizará los días sábado 26 y domingo 27 de septiembre, un mes antes de la histórica votación. Tres serán las preguntas: 

1. ¿Usted está de acuerdo con que la Corporación Santiago Wanderers tome una postura con relación al plebiscito sobre una nueva constitución del 25 de octubre? 

a) Si 

b) No

2. ¿Qué postura debería tomar la Corporación Santiago Wanderers en el plebiscito? 

a) Apruebo 

b) Rechazo 

3. ¿Qué mecanismo debería elaborar una nueva constitución? 

a) Convención Mixta 

b) Convención Constitucional

Dada la situación sanitaria que sacude al planeta, se definió utilizar un mecanismo virtual de votación. 

Por supuesto, el principal detractor de la democracia es El Mercurio de Valparaíso, histórica trinchera de la derecha ideológica que se incomoda con los procesos participativos, pero se mueve como pez en el agua bajo dictadura.

El jueves 24 de septiembre de 2020 destacó en su portada, a todo color: 

“Guerra civil en Wanderers por plebiscito constitucional”.  

Ante la desfachatez del medio que golpeó las puertas de Richard Nixon y Henry Kissinger para asfixiar la economía nacional y desestabilizar el gobierno democrático del Presidente Salvador Allende, o en su defecto, desatar una verdadera guerra civil entre chilenos, uno de los directores de la Corporación Santiago Wanderers, Hernán Madariaga, responde: 

«¿Existirá algo más opuesto a una «Guerra Civil? Que el utilizar herramientas democráticas  para definir posturas institucionales?

Que existan Sociedades Anónimas Deportivas fue una decisión política.

La quiebra de las Corporaciones, vía SII, también lo fue.

La criminalización de las y los hinchas desde la política pública (Estadio Seguro) también lo fue.

Decisiones sobre las cuales los soci@s fuimos desplazados. Nadie nos preguntó nada.

Lo que proponemos es justamente lo contrario: la pelota y la definición de la jugada en los pies de los socios y socias. Incluso si estos definen que no corresponde tomar postura.

Nunca más nuestra Institución se escudará en la «neutralidad» para negar incidencia en temas importantes para ella, o negar que sean nuestros soci@s quienes tomen las definiciones sobre dichas cosas».

El presidente de la Corporación Santiago Wanderers, Mario Oyer, sobre la decisión de convocar a la consulta caturra, indica: 

«El proceso que se está desarrollando el día de hoy se iba a consultar a los socios y a las socias en la asamblea de marzo, y dada la emergencia sanitaria se resolvió como directorio realizarla de manera virtual. No podemos mirar desde fuera el proceso político más importante desde el plebiscito del 88′. Nuestra Corporación, cada decisión que toma, lo hace de manera democrática, abierta y transparente. El año pasado, de manera democrática, decidimos rendir homenaje a las víctimas de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura en el Estadio Valparaíso». 

Sobre el titular de «Guerra Civil al interior de la Corporación Santiago Wanderers» lanzado por El Mercurio de Valparaíso, Oyer, indica: 

«Se debe entender primero quién lo dice. Y todos sabemos qué intereses económicos defiende esa empresa. En este contexto, ese titular lo que busca es dividirnos y crear conflictos, porque les molesta la democracia. Lo que queda al descubierto es que para los poderes económicos el deporte en general, y el fútbol en particular no debe vincularse con la sociedad ni con la política. Para ellos, lo ideal es que los socios no se organicen, que los sindicatos no existan, que los estudiantes y las juntas de vecinos no se articulen, en definitiva, al sector político y empresarial que controla el país le gusta que la comunidad permanezca atomizada, anestesiada, lejos de los espacios de toma de decisiones. Nosotros sólo abrimos la posibilidad que los más de cuatro mil socios y socias de Santiago Wanderers tomemos una definición colectiva, en conjunto y en democracia, y eso bastó para que nos declarasen una guerra civil interna».  

Comparte tu opinión o comentario