El acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución es una trampa

Por Francisca Ganga Zúñiga, Colectiva Feminista y Esteban Téllez Villagrán, Vinculación Lo Espejo.
#TerritoriosEnRed

«Un día, fui a comer a un restaurante, me senté en una mesa que estaba cerca de la cocina y ahí pude escuchar a un cocinero; había convocado a la codorniz, al faisán, al gallo, al cerdo, etc.
Y reunidos, el cocinero anunció:
«Los he reunido aquí para pedirles por favor que voten con qué salsa quieren que los cocine»;
Los animalitos se vieron entre ellos angustiados, y del fondo una gallina, una gallina valiente, levantó una de las alas e intervino:
«Perdón -dijo- yo no quiero ser cocinada».
El cocinero demócrata, sobresaltado y autoritario respondió:
«¡Eso, bajo ninguna circunstancia está en tela de discusión, si los he convocado aquí es únicamente para que voten con qué salsa quieren ser cocinados!».
Y así, nuestros gobernantes cada día de elecciones, nos convocan a votar y nos dicen lo mismo:
«Y tú, ¿con qué salsa quieres ser cocinado?»  Eduardo Galeano

La madrugada del viernes recién pasado se firmó por la mayoría de los sectores políticos que son parte del congreso el ‘Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución’ a espaldas de un pueblo que ya lleva más de un mes movilizado. Nuevamente académicos, académicas, elite política y sectores dominantes, intentan dar una respuesta y soluciones, encerrados entre cuatro paredes y sin escuchar a un pueblo que se levanta. Este documento está escrito en respuesta y sobre la redacción de la declaración de académicos publicada en Ciper Chile :

1.-En Chile ninguna Constitución ha sido el producto de la voluntad del pueblo. La ciudadanía ha sido siempre excluida de la decisión sobre cómo conducir su propio destino y esta no es la excepción, puesto que si es que gana la posibilidad de generar la “convención constituyente” se creará a través de representantes electos en las mismas condiciones en las que se eligieron quienes son parte hoy del congreso, por lo que sería una suerte de congreso paralelo.

2.-El nuevo acuerdo no nos asegura terminar con el alma de la Constitución de 1980. La constitución que no sólo fue impuesta por una cruenta dictadura sino que por décadas ha impedido a través de una serie de trampas que el sistema político responda efectivamente a las mayorías democráticas, estas trampas han sido validadas durante 30 años por los mismos partidos que realizaron este acuerdo, más la suma de algunos nuevos, que les asegura mantenerse en el poder.

3.-Hoy, en una oportunidad frágil e inédita, que no podemos desperdiciar, tenemos el deber de abrir de par en par esa puerta que ha estado cerrada por décadas. Para ello nos toca seguir movilizados y movilizadas, puesto que el plebiscito y el proceso constituyente nuevamente es una muestra de lo limitada que está nuestra democracia, puesto que no asegura que el pueblo sea representado en la convención, con elecciones que siguen fortaleciendo a los partidos en desmedro de las organizaciones sociales, las mujeres, los pueblos y naciones que son parte del territorio, los niños, niñas y adolescentes que fueron quienes iniciaron este proceso de estallido social y los pobladores y pobladoras que siguen en la calle sin ninguna militancia más que la lucha por una vida digna.

4.-Hemos visto que las mayorías populares se están manifestando por una Constitución que nos dé la posibilidad de hacer cambios estructurales, pero este quórum de 2/3 para la aprobación de lo que se quiera establecer es una lógica tramposa que le da la posibilidad a la clase dominante que es minoritaria, de vetar todo acuerdo que pueda pasar a llevar sus intereses, generando nuevamente las trampas que tiene la actual constitución.

5.-Todo aquello sobre lo que no haya acuerdo, quedará fuera de la Constitución, entregado a la política anti-democrática en la que gobiernan las minorías altamente cuestionadas y deslegitimadas, como lo es el congreso.

6.-El acuerdo contempla que a través de un plebiscito ratificatorio, podremos decidir si el texto redactado por el órgano constituyente refleja nuestros valores y aspiraciones, pero no permite que podamos ratificar cada aspecto de este, por lo que nuevamente nos amarra a que lo que decida esta convención que se va a elegir de la misma manera que se eligen diputados y senadores, donde quién tiene más dinero es quien tiene más posibilidades.

7.-Sin duda nos encontramos frente a una oportunidad histórica. Y la ha entregado un pueblo que lleva años despierto y en la lucha, pero que desde el 18 de octubre salió con una unidad inédita y que a pesar de acuerdos tramposos y a nuestras espaldas sigue de pie.

8.-Por último este acuerdo no contempla ningún proceso respecto a la violaciones de Derechos Humanos, dejando impune y pactando con quienes han permitido las cientos de mutilaciones, los asesinatos, las violaciones y la represión masiva y criminal realizada por Carabineros de Chile y las Fuerzas Armadas, que como ha sido la tónica en nuestra historia, se levantan solamente contra su propio pueblo.

 

Dirigente social, parte de Vinculación Lo Espejo

Post a Comment