El «Premio Hillary Clinton» para Michelle Bachelet… ¿Y los Derechos Humanos de los Pueblos de Honduras y Libia?

Hace unos días, una noticia pasó bastante desapercibida y poco debatida: el «Instituto Georgetown para las Mujeres, Paz y Seguridad» entregaba el Premio «Hillary Rodham Clinton Award» a Michelle Bachelet, la actualmente Alto Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, por ser “permanente luchadora en derechos humanos y equidad de género”. La ex Presidenta de Chile y ex Directora de ONU Mujeres aparecía sonriente y agradecida al lado de Hillary Clinton, la ex Senadora, y ex Secretaria de Estado del Gobierno de Estados Unidos encabezado por Barack Obama, entre enero de 2009 y febrero de 2013. En este último cargo, que conduce la política exterior de la potencia estadounidense (si es que se puede hablar de «política exterior» de un país cuya política pasa fundamentalmente por acciones fueras de sus fronteras), Hillary Clinton fue protagonista en acciones que violaron sistemática y gravemente Derechos Humanos de millones de personas, tal como pasaremos a reseñar.

 

El prontuario imperial y criminal de Hillary Clinton: Los casos de Honduras y Libia

 

1. Desde su cargo de Secretaria de Estado del Gobierno de Obama (desde enero de 2009 hasta febrero de 2013), Hillary Clinton fue central en la promoción y articulación del Golpe de Estado en Honduras contra el Gobierno de Manuel “Mel” Zelaya, acusado de ser parte del eje de gobiernos bolivarianos y de intentar iniciar, vaya pecado, un proceso constituyente que decantara en una asamblea constituyente que redactara una nueva Constitución. Como consta con numerosas pruebas, incluyendo cables filtrados de Wikileaks, Hillary Clinton fue actora protagónica en estos sucesos (Ver «El apoyo de Hillary Clinton al golpe de Estado marcó un camino de violencia en Honduras», o «Hillary Clinton defiende su rol en el golpe de Estado en Honduras al ser cuestionada por Juan González»). Tal Golpe de Estado marcó el inicio de un proceso de degradación social, violencia y autoritarismo que azota al país desde entonces, dándose desde entonces una verdadera oleada de mafias, “maras” y delincuencia organizada, que ya cuenta con más de 20 mil jóvenes asesinados desde el Golpe, además de un agravamiento de todos los índices sociales y económicos, y una casi completa anulación de las posibilidades institucionales para la oposición política y social al gobierno actual encabezado por Juan Orlando Henriquez (también conocido como JOH). Es tal escenario el que ha motivado, entre otros sucesos, el asesinato de dirigencias y militantes sociales y políticos como la lideresa ambientalista Berta Cáceres (ver «Antes de su asesinato, Berta Cáceres denunció el apoyo de Hillary Clinton al golpe de Estado en Honduras«), o la reciente caravana de miles de migrantes que huyendo del país hacia el Norte buscan mejores condiciones de vida.

 

2. También como Secretaria de Estado, Hillary Clinton fue central en la desestabilización, ocupación y caotización de Libia, derrocando al Gobierno de Muammar Gaddafi y asesinándolo, cuestión de la que no tuvo pudor en festejar alegremente ante las cámaras: “We came, we saw, he died” (algo así como un “fuimos, lo vimos, murió”).

 

 

Supuestamente, Estados Unidos, junto al resto de países que apoyaron las acciones en Libia en el 2011, declararon que lo hicieron por valores democráticos y por oposición al Gobierno “autoritario” de Gaddafi. Pero el resultado de la intervención, lejos de favorecer los niveles de democracia y bienestar de las y los libios, dejó el país a merced del fundamentalismo yihadista, el caos, la violencia, y la pauperización de las condiciones de vida del pueblo libio, cuestión que ha suscitado una enorme oleada migratoria hacia Europa («Las dos caras de Libia: Antes y después de la invasión de la OTAN»).

 

Dado esos antecedentes, ¿Es posible que una personera de un cargo tan significativo como el ser cabeza del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, reciba un premio de parte de alguien que ha cometido acciones que han decantado en violaciones tan graves y sistemáticas a la paz, la autodeterminación de los pueblos, los principios más elementales de la Carta de las Naciones Unidas, y los Derechos Humanos reconocidos por la comunidad internacional?

 


Materiales relacionados:

 
Nota de la TV Pública de Argentina al Golpe de Estado en Honduras:
 

Abogado. Investigador en temas de Nuestra América, Derecho Constitucional, y teoría política.

Post a Comment