Elliot Abrams, el «enviado especial» del Gobierno de Estados Unidos para Venezuela: Crímenes de guerra, mafia, y narcotráfico

Muchas veces cuando se habla de «Imperio» o «Imperialismo» pareciera que se trata de algo tan grande que llega a ser un fenómeno inabarcable a la comprensión de muchos. Por eso, muchas veces, es necesario especificarlo, concretarlo, poner ejemplos y manifestaciones específicas para que se pueda comprender. En particular, el detallar la trayectoria de ciertas personas que resultan ser protagonistas de esa trama imperial que agobia y ataca pueblos y a la Humanidad misma. Pongamos un ejemplo, muy actual por lo demás.

El Gobierno de Donald Trump ha desginado a Elliot Abrams como «Enviado especial» para Venezuela. Vamos a su trayectoria. Este personero fue, en los 80s, el encargado del Gobierno de Ronald Reagan para ejecutar, apoyar, y financiar a la «Contra» nicaragüense, grupos armados destinados a desestabilizar y derrocar por la vía armada al Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, que en una popular revolución contra la Dictadura encabezada por la familia Somoza, había tomado el control del país en 1979, y ratificado su mandato popular en las Elecciones Generales de 1984, con una amplia participación y adhesión (75% de participación, 67% para la candidatura del FSLN, Daniel Ortega).

Con esto en mira, Elliot Abrams, y Oliver North entre otros, idearon una operación destinada a saltarse las limitaciones que estaba poniendo el Congreso de Estados Unidos al envío de financiamiento a la Contra nicaragüense: Venderle ilegal y clandestinamente armas a Irán, la República Islámica proveniente de la llamada «Revolución Iraní«, que aparecía (y es hasta el día de hoy) como abierta enemiga de Estados Unidos, para, con esos recursos, destinarlos hacia Nicaragua. Partr de este apoyo se presentaba y daba en forma de «ayuda humanitaria», pero también con apoyos logísticos y triangulaciones con terceros actores. Todo esto tenía una arista adicional: congraciarse con el grupo libanés Hezbollah, que tenía secuestrados a un grupo de estadounidenses, y que mantenía (y mantiene) cercanías con el Gobierno iraní. No está de más recalcar lo rebuscada de la operación: Irán sufría un embargo económico de parte de Estados Unidos (detonado por una toma de rehenes en 1979 que había desatado una no menor coyuntura internacional), y a su vez, estaba en guerra con Irak, y era Irak, gobernado por Saddam Hussein, el entonces aliado de Estados Unidos. Es decir: se le vendía clandestinamente armas a un enemigo propio y de un aliado (que sólo unos años después dejaría de serlo), para financiar la guerra contra otro enemigo en otra región del Mundo. La desquiciada política imperial retratada en un botón de muestra.

Dicha operación se destapó ante la prensa. Las hebras del juicio llevaron a otras aristas. Resulta que la Contra nicaragüense había sido financiada también en una operatoria donde estaban involucrados los principales carteles de narcotráfico de ese momento: el Cartel de Medellín (comandado por Pablo Escobar) y el Cartel de Guadalajara. Estos, habían montado una infraestructura y comando en Yucatán, para introducir cocaína a Estados Unidos. La investigación judicial indicó que tal entramado contó con participación y complicidades de la propia CIA. En la investigación de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el agente de la DEA (la agencia para las drogas del Gobierno de Estados Unidos) Ernest Jacobsen, admitió de que «la Contra» era entrenada en los ranchos del Cuartel de Guadalajara. Se descubrió que parte del financiamiento de la Contra nicaragüense provenía del narcotráfico, y que los vínculos entre éste y las agencias estadounidenses de seguridad (CIA) y drogas (DEA) eran extendidas y estrechas.

Elliot Abrams y demases partícipes de la operación que aquí reseñamos, fueron condenados por la justicia estadounidense en 1991, pero en el caso de Abrams, solo recibió dos años de pena en libertad condicional por cargos relacionados con el “ocultamiento de información”. Años después, el Presidente George Bush padre lo indulta. Por su parte, estos mismos hechos habían dado lugar a una sentencia también condenatoria para el Estado de Estados Unidos, de la Corte Internacional de Justicia (ver «Caso Nicaragua – Estados Unidos»). El Gobierno derechista de Violeta Chamorro renunciará después al pago de la indemnización correspondiente.

No está de más señalar otros involucrados en el caso: En este entramado, también fueron parte el dictador panameño Manuel Antonio Noriega, de muy cercanas relaciones con la CIA, el exilio cubano en Miami, y la tiránica monarquía de Arabia Saudí (ver reseña de Caso Irán – Contra en Wikipedia , Caso «Nicaragua – Estados Unidos«).

Más recientemente, Elliot Abrams ha sido señalado como uno de los principales arquitectos y operadores estadounidenses en el Golpe de Estado contra el Gobierno de Hugo Chávez en abril del 2002 (Arquitecto del golpe contra Chávez»: Quién es Elliott Abrams, el nuevo enviado de EE.UU. para Venezuela, RT en español).

Oliver North, otro de los implicados en esta criminal y mafiosa trama, fue por años presentador de la cadena de televisión ultraderechista FOX News, y hoy dirige la poderosa Asociación del Rifle en Estados Unidos, protagonista de la extremadamente irresponsable y militarista política de uso y tenencia de armas en el país, que le ha costado la vida a innumerables personas del pueblo de Estados Unidos (Oliver North, el controvertido exmilitar involucrado en el escándalo Irán-Contra que ahora dirige la poderosa Asociación del Rifle en Estados Unidos, BBC Mundo).

Pues bien. Cuando se habla de Imperio o Imperialismo, no es una entelequia o un recurso retórico: De cosas como esta se habla.

Más información en las siguientes notas:

 

El Imperio y la «ayuda humanitaria» a la Nicaragua de los 80s y a la Venezuela de hoy

Oliver North, Elliot Abrams, y la venta de armas de EEUU a Irán para financiar a la «Contra» en Nicaragua

 

La congresista estadounidense Ilhan Omar interpelando a Elliott Abrams:

Caricatura a propósito de la “resurrección” de Elliot Abrams por parte de Pompeo para intervenir en Venezuela. Fuente: The Real News.

Abogado. Investigador en temas de Nuestra América, Derecho Constitucional, y teoría política.

Comments (1)

  • Hugo

    Con este tipo de mafiososYankis, se colude el “ estadista de pacotilla Chileno, junto a una jauría de retrogrados derechistas sudamericanos” que azco y vergüenza me da ser gobernado por un presidente, sin compostura y con una notable arrogancia de líder.

    reply

Post a Comment