¿Fundación de Beatriz Sánchez o centro de pensamiento del Frente Amplio? Por el FA, para el FA, sin el FA

Por Gonzalo Nicolás Aguirre Córdova

Encargado del Grupo de Política Internacional del Frente Amplio (ex Grupo de Apoyo Programático de Relaciones Internacionales)

El día de hoy se dió a conocer por medio de la prensa la noticia de que la excandidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en conjunto con Nicolás Grau (MA), Claudia Sanhueza (RD) y otros militantes del FA cercanos a su campaña, se encuentran dando forma a una fundación cuyo fin es constituir un centro de pensamiento para el Frente Amplio, el que será lanzado públicamente el próximo 5 de enero.

 

Dicho centro de pensamiento busca, en palabras de una de sus gestoras, “…ser un espacio de encuentro para muchas personas que están disponibles para colaborar y que tengan un espacio permanente de trabajo. Además, buscaremos que las propuestas estén muchísimo mejor diseñadas y prepararnos lo mejor posible”[1] a ello se suma a la posibilidad de asesorar a los diputados del FA, como también “…evaluar distintas experiencias de diseño participativo y procesos de discusión para poder corregir algunas falencias que tuvo el comando de Sánchez durante su campaña, buscando la mejor forma de construir un programa de gobierno”[2], ello en conjunto con un plan de formación de nuevos liderazgos vinculados al Frente Amplio. Eso sí, “este no pretende ser el centro del Frente Amplio ni la voz oficial, sino que simplemente un espacio que trate de contribuir a las tareas que tiene que hacer el conglomerado”[3]

 

Ahora, en lo que respecta a su estructura, “…este centro de pensamiento contará con una asamblea compuesta por cerca de 30 personas, que será liderada por Sánchez. Para este grupo (…) la periodista solicitó al conglomerado proponer al menos un nombre por partido o movimiento (…) los integrantes de los distintos equipos tampoco están cerrados. Lo que sí: se optó por personas expertas y dirigentes de la sociedad civil, más que por líderes políticos…”[4]

Finalmente, en cuanto a su financiamiento, Claudia Sanhueza declaró a la prensa que “…buscarán el aporte de muchos colaboradores de pequeños montos, más que grandes financistas, para garantizar la máxima libertad”[5]

 

Con el pasar de los días, se han ido precisando algunos aspectos y conociendo otros del futuro centro de estudios. Entre ellos destacan que la mencionada asamblea será compuesta por 25 miembros de los cuales la mitad será escogida por el grupo convocante, en tanto que las personas restantes serán nombradas por cada una de las fuerzas políticas del FA, como también el hecho de que la fundación pretende optar a financiamiento internacional.

 

Como se puede ver en lo expresado anteriormente, la propuesta de centro de estudios ya está en marcha y lo que resta ahora es que las fuerzas políticas comiencen a nominar a las personas que integrarán la asamblea de la fundación, sin embargo, hay una serie de aspectos que son relevantes de considerar antes de que ello se produzca.

 

En primer lugar, tratándose del diseño orgánico del centro, resulta confuso que se plantee que la fundación no pretende ser el centro de pensamiento del Frente Amplio ni la voz oficial de este, pero se considere en su asamblea a un integrante de cada fuerza política del FA, ello pues, con tal participación se dota, indirectamente, al centro de un manto de oficialidad.

 

Por otro lado, es, al menos, curioso que la fundación se proponga promover la participación, pero en su asamblea la mitad de sus integrantes sean designados exclusivamente por el grupo convocante, en tanto que la otra sea hecha por las fuerzas políticas, excluyéndose totalmente a los independientes, territorios, frentes y grupos temáticos del Frente Amplio.

 

A ello se suma el hecho de que para la conformación de los equipos de trabajo del centro se haya optado por personas expertas y dirigentes de la sociedad civil, en un claro discurso tecnócrata y elitista, en circunstancias que el espíritu declarado del FA y de los convocantes es, nuevamente, la participación de la ciudadanía.

 

Ahora, tratándose de las funciones del centro, estas son exactamente las mismas que desarrollan en la actualidad los Grupos de Apoyo Programático del FA. Dichos espacios, continuaron funcionando, una vez terminado el programa de gobierno del Frente Amplio, profundizando su participación y trabajo, convocando a decenas de militantes e independientes, quienes organizados en frentes, asambleas o equipos técnicos han seguido aportando al FA y sus parlamentarios. De ahí que sea preocupante el hecho de que el centro de pensamiento busque desarrollar las mismas funciones de estos espacios institucionales, por cuanto con ello se produce un claro debilitamiento de la orgánica del Frente Amplio. Vemos ahí un intento de expropiar el mandato que el pueblo frente amplista, le entregó a los grupos de apoyo programático, en cuanto instancias participativas y abiertas no controladas por ningún candidato o partido político, cuya principal misión es profundizar el programa del FA.

 

Para finalizar este apartado, resulta muy preocupante las pretensiones del centro en torno a optar a financiamiento internacional, por cuanto ello puede terminar vinculando al FA, aunque sea de modo indirecto, con intereses, empresas, organizaciones o personas que comprometan su proyecto político.

 

Así las cosas, si el Frente Amplio ha de tener un centro de estudios o si la Mesa Nacional del FA ha de prestar su apoyo y reconocimiento a un centro privado, resulta capital que este no debilite la orgánica del FA, tenga un carácter popular y no tecnócrata y elitista, además de que garantice la participación de las y los militantes del FA, expresado ello, no solo en sus fuerzas políticas, sino también en sus territorios y grupos temáticos.

 

No basta con que se conforme un centro de pensamiento por el Frente Amplio y para este, sino que, por sobre todo, se necesita que este sea conformado con las bases del FA y donde estos puedan decidir, pues de lo contrario se replican las lógicas cupulares de la Concertación y la Derecha, alejándonos con ello de la ciudadanía y el proyecto transformador que decimos representar.

 

Fuentes:

[1] «Beatriz Sánchez planea fundación como centro de pensamiento del Frente Amplio. El norte es elaborar propuestas programáticas para el mediano plazo, con miras a una próxima candidatura presidencial de la coalición».- El Dínamo.

[2] «Los detalles de la Fundación de Beatriz Sánchez»– La Tercera.

[3]Ibid.
[4]Ibid.
[5]Ibid.

Lanzamiento del «Programa de Much*s», en el Anfiteatro Griego

Corresponsal para Revista De Frente

Post a Comment