“Históricamente hemos sido víctimas de un sicariato por parte del Estado Chileno”: Abogada Orietta Llauca, Candidata Constituyente Mapuche

A semanas de cumplirse un año ininterrumpido del “Estado de Excepción Constitucional” nuevamente se posicionó en la agenda pública el terrorismo. En esta oportunidad reapareció en los medios de comunicación la cuestión mapuche. Parlamentarios y voceros del gobierno no dudaron un segundo en criminalizar a las comunidades mapuches por la quema de camiones, casas y predios.

 

Grupos de ultraderecha tensionan posiciones vía redes sociales para que se declare “Estado de Sitio Ahora”, al mismo tiempo que emplazan a las autoridades oficialistas a “ponerse los pantalones” colgando estas vestimentas frente a La Moneda e Intendencias de la zona sur.

Todo esto, en la misma semana que el Presidente anuncia que buscará en el Congreso de la República los votos para declarar el tercer estado de catástrofe, dado que así lo mandata la Constitución. Coincidencia, operación política, nuevo montaje, el lector sacará sus propias conclusiones.

 

Ante esta situación, Orietta Llauca Huala, candidata mapuche a la convención constitucional vía escaño reservado, fue categórica: “Históricamente como Pueblo-Nación Mapuche hemos sido víctimas de un sicariato por parte del Estado Chileno”, señaló la abogada al ser consultada sobre los conflictos en el Walmapu en Radio ADN.

“No se puede hablar de enfrentamiento ni de guerra porque, deben saberlo ustedes, para que se den esos escenarios debe haber igualdad de armas, y en el Wallmapu ni siquiera existe la posibilidad de tener armas convencionales con las cuales defenderse, sino que además, tampoco existe la posibilidad de ser escuchados realmente en nuestras demandas, en nuestras versiones”, afirmó Llauca.

“Ni siquiera somos escuchados para alegar nuestra inocencia respecto de todas la imputaciones que livianamente hace el Estado de Chile respecto de nuestro pueblo para justificar su intervención militarizada que vulnera los derechos de un pueblo, la honra de un pueblo completo, y yéndonos a lo particular, vulnera gravemente los derechos de la infancia, de la ancianidad, y en suma, los derechos que están consagrados en los tratados internacionales que el Estado de Chile ratificó, e incumple cuando se trata del Pueblo-Nación Mapuche”, agregó la candidata.

En la misma línea, la abogada Orietta Llauca abordó las desigualdades que viven las comunidades del Pueblo – Nación Mapuche a la hora de acudir a los Tribunales de Justicia: “En este contexto, nosotros sufrimos el incumplimiento de los tratados internacionales, la militarización de nuestros territorios, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, y además, padecemos el silencio cómplice de los tribunales de justicia”.

“Cuando se trata de tener que pronunciarse sobre nuestras alegaciones en tribunales, y esto lo digo porque lo he vivido personalmente, los jueces de este país, cuando nosotros invocamos tratados internacionales que amparan, establecen y exigen la implicancia de nuestros derechos, ellos, como que nosotros no hemos dicho nada al respecto, no se pronuncian, vulnerando el principio de la inexcusabilidad”, sostuvo.

La abogada mapuche que se postula a la convención constitucional para representar a las comunidades de las regiones de Los Ríos, Los Lagos y Aysén, también puntualizó sobre el actuar de los jueces.

“Hoy día tenemos un problema grave, sabe, que nos obliga tal vez como Pueblo a asumir una defensa concreta, material. Tenemos el problema de que ya tenemos el pronunciamiento de un tribunal de la República de Chile, esto es en Quellón, que en una resolución ellos reconocen que no tienen competencia para regular los actos de Gobierno, entonces ese juez que habla por el Estado chileno en su rol de juez nos está diciendo que no hay tribunales competentes para juzgar las actuaciones del Estado chileno y del Gobierno de Chile”, indicó Llauca.

 

“Entonces, qué nos queda a nosotros como pueblo. Asumir la defensa concreta, jurídica y material porque tenemos que defendernos”, concluyó la abogada y candidata constituyente.

 

Fuente, El Ciudadano

Comparte tu opinión o comentario