Irlanda: Arrasa brazo político de IRA

Por Joaquín Pérez

Poner término a casi 100 años de un duopolio político, entre una derecha conservadora (Fianna Fáil) y una más liberal (Fine Gael), en sí ya es un terremoto político, pero que quien lo logre sea el Sinn Féin, el ex brazo político de la guerrilla del Ejército Republicano Irlandés (IRA) es un cataclismo. Y es que los resultados electorales en Irlanda además tendrán repercusiones en otros paíes, puesto que el triunfo este movimiento partidario de la reunificación de las dos irlandas ocurrió una semana después del inicio del Brexit, la separación de Gran Bretaña (que incluye a Irlanda del Norte) de la Unión Europea. (Hay que señalar que el Brexit ya ha motivado además que los nacionalistas escoceses demanden un segundo referéndum de independencia).

En las elecciones celebradas el pasado 8 febrero, el partido más votado en la inmensa mayoría de los distritos electorales en Irlanda, Sinn Féin (SF), se quedó con cerca del 25% de los sufragios, en un sistema parlamentario donde el partido con más escaños es el llamado a formar gobierno al designar un Primer Ministro, mientras el Presidente sólo cumple funciones protocolares.

Sin embargo, a pesar de la mayoría de votos, bajo el complejo sistema electoral de «voto único transferible» que rige al país, Sinn Féin quedó segundo en número de diputados electos, un cupo por debajo de los conservadores de Fianna Fáil.

A pesar de esto, los resultados electorales daban una señal clara, pues un partido que en los anteriores comicios había obtenido un 13,8% de los votos, casi duplicó. Entre medio, la consulta respecto al aborto -en el único país europeo donde este derecho estaba negado a las mujeres- había dado una señal donde la opción Sí alcanzó el 66% de los votos, en un lugar donde el duopolio político Fianna Fáil y Fine Gael, guardaban y guardan estrechos lazos con la Iglesia Católica.

Se sabía que Sinn Féin, al igual que en Irlanda del Norte, venía creciendo elección tras elección, consolidándose como la principal fuerza de izquierda por sobre los laboristas o verdes. Las encuestas también avizoraban un salto significativo para esta organización considerada de izquierda radical por los grandes medios de comunicación, que desataron una campaña del terror los días previos a la votación señalándola como una organización terrorista. Pero ésta no pudo con la rebelión que se incubaba en las urnas aquel día 8 de febrero y que dejó perplejos a los propios ex combatientes del IRA.

Aquel día este partido se impuso con un 24,53% de los votos (37 diputados), a los dos partidos de la política tradicional, los conservadores del Fiana Fáil que obtenían un 22,18 % (34 diputados) y los liberales de Fine Gael con el 20,86% (33 diputados). Por detrás Partido Verde (7,13% y 11 escaños), Laborista (4,38% y 6 escaños), Socialdemócrata (2,9 %, 6 diputados) y Solidaridad (2,6%, 5 diputados). Sin embargo, quedaban escaños a repartir para la segunda lista más votada por distrito, bajo el peculiar sistema electoral de Irlanda y en los días siguientes se concluyó que Fiana Fáil llegaba a los 38 diputados y Sinn Féin se mantenía en los 37, por lo que los llamados a formar gobierno eran los conservadores.

El norirlandés Declan Kearney, presidente del Sinn Féin nacional que incluye a ambas irlandas, recordó en recientes declaraciones: «Ambos partidos en el poder han favorecido la influencia teocrática y retrógrada de la jerarquía de la Iglesia Católica sobre la sociedad y el gobierno.  Estos partidos también decidieron sobre las políticas económicas y sociales, que provocaron migraciones masivas, desigualdad económica y pobreza, así como el abandono de la Irlanda rural. Ambos partidos aprobaron ejecuciones sumarias, internamientos sin juicio, censuras y leyes opresoras para reprimir a la disidencia política, en especial contra activistas republicanos». Luego agregó que: «Hace unas semanas el Estado británico abandonó la Unión Europea. Una de las consecuencias no intencionadas del brexit ha sido iniciar un debate sobre el cambio constitucional y la unidad irlandesa en el centro del escenario. El establishment irlandés teme este debate y los británicos no quieren que tenga lugar, pero el genio ya está fuera de la botella.»

Te puede interesar: La ONU pide a Inglaterra retirarse del Archipiélago de Chagos y que lo devuelva a la República de Mauricio

Antecedentes Históricos

La República de Irlanda o Irlanda del Sur inició su proceso de independencia del Reino Unido el año 1922, tras un conflicto armado emancipador. El proceso secesionista se había indicado con la toma de Dublín y la proclamación de la Independencia por parte de los Republicanos Irlandeses entre el 24 y 29 de Abril de 1916, sin embargo la acción fue aplastada por el ejército británico. En 1919 parlamentarios Irlandeses, proclamaron nuevamente la Republica, conformándose el Ejercito Republicano Irlandés (ERI o IRA en inglés: Irish Republican Army) iniciándose la guerra de independencia.

En 1921 un sector de los republicanos irlandeses estableció una negociación con el gobierno colonial británico, que materializó en 1937 con un Estado irlandés «libre», cuya capital es Dublín, su régimen de gobierno una monarquía constitucional que aceptaba como soberano al rey de Inglaterra y además reconocía el derecho a los condados del Norte a permanecer en el Imperio Británico.

En 1922 estalló la Guerra Civil en Irlanda entre aquellos que aceptaban y quienes se oponían al acuerdo. En una batalla en Dublín que se extendió por una semana, las fuerzas favorables al acuerdo derrotaron a las opositoras, conformándose el Estado Irlandés Libre.

Así la historia de Irlanda del sur y del norte transitará según la agenda fijada por acuerdos con el imperio británico. En 1937 se estableció el Estado Libre en el Sur, una especie de semi-autonomía política, pero no será hasta 1949, en que Irlanda se declarará definitivamente una República y se eliminarán todas las obligaciones con la corona. Los condados del Norte de Irlanda (capital Belfast) con gran población de origen inglés, continuaron (hasta el día de hoy) bajo administración británica, divididos del resto de Irlanda, cuestión acentuada con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, a la que sí pertenece el sur republicano.

Desde esos años dominan la política irlandesa dos grupos surgidos de aquel periodo, el Fine Gael (Familia o Tribu de los Irlandeses, en gaélico) herederos de los partidarios de los acuerdos con la corona británica, de carácter conservador y el Fianna Fáil (Guerreros del destino en gaélico) liberales de centro derecha identificados con Éamon de Valera y los originalmente opositores a los acuerdos con el imperio británico, pero que con los años se adaptaron a las condiciones del nuevo Estado.

Mujer combatiente del IRA en 1972

Sin embargo en Irlanda, tanto en el Sur como el Norte, siguió operando el Ejercito Republicano Irlandés (IRA) y su brazo político histórico el Sinn Féin (Nosotros Mismos en lengua gaélica), que continuó combatiendo la ocupación británica en los condados del norte. En agosto de 1969, tras disturbios en el norte, el ejército del Reino Unido interviene para reprimir el levantamiento, por primera vez desde la guerra de independencia, un sector del IRA (a posterior IRA Oficial) se niega a entregar armas y un sector denominado Provisional se lanza en la resistencia a los británicos en una guerra de desgaste que concluye en los acuerdos de viernes santo entre el IRA (provisional) y el gobierno británico. Ese IRA Provisional, cuyo brazo político se denominó Sinn Féin provisional, con fuerte influencia ideológica en los movimientos de liberación nacional, anticoloniales surgidos en todo el tercer mundo de carácter marxista, se consolida como la principal fuerza política de los católicos en Irlanda del Norte y hoy tras las elecciones del pasado 8 Febrero, también como la principal fuerza política en la República de Irlanda.

Originalmente publicado en Resumen.

Músico, abogado y defrentista. Vive en Peñalolén, Santiago.

Comparte tu opinión o comentario