La Derecha hace aguas ante Coronavirus: «La soberbia de Mañalich no tiene límites». Disparó Codina

Por Jean Flores Quintana 

 

La crisis sanitaria que sacude al mundo desde noviembre de 2019, se instaló en la agenda política chilena hace poco más de tres semanas.

Tal y como ocurrió con la rebelión popular chilena, desfilan por sets de televisión aquellos rostros que los partidos políticos del viejo pacto de la transición deciden posicionar. Desde Gutenberg Martinez, hasta Diego Shalper, pasando por Francisco Vidal, Joaquin Lavín y un largo y nefasto etcétera. Casi todos hombres, blancos, santiaguinos. Pocas mujeres. Sólo desde esta semana Marcela Cubillos, la renunciada ministra de educación es panelista habitual en el canal de Luksic.

 

El coronavirus ha sido la oportunidad para los alcaldes derechistas. Por restos días da lo mismo que canal sintonice, pues siempre aparecerá Rodolfo Carter (La Florida), Rodrigo Delgado (Estación Central), o Germán Codina (Puente Alto). De nuevo, todos hombres, blancos y santiaguinos. Entre ellos disputan la mejor cuña, la mejor foto, los primeros treinta segundos en el noticiero central.

 

Germán Codina, delfín del senador Ossandón Irarrázabal asestó un golpe certero en el corazón del gobierno. En plena conferencia de prensa frente al palacio de La Moneda junto a su par Rodrigo Delgado, los ministros Jaime Mañalich y Gonzalo Blumel, discute con este último, da media vuelta y se va, dejando al titular de Interior hablando solo, frente a las cámaras.

El hecho no pasó desapercibido. La prensa picó. Consultado por este hecho en Meganoticias lanzó sus principales misiles para ganar posicionamiento público, en relación a sus pares de la Florida o Puente Alto.

 

  • «El ministro de Salud, Jaime Mañalich, es la piedra de tope en las discusiones para avanzar en un plan que permita frenar el avance del coronavirus». 

  • «Hoy día usted ve a un Mañalich muy solo tomando decisiones que son muy importantes para la vida de las personas».

  • «La soberbia de Mañalich no tiene límites».

 

Por supuesto, Jaime Mañalich contestó en el noticiero 24 horas, desde donde espetó:

 

  • Los alcaldes están pidiendo cuarentena total con afanes populistas y otros con afanes electorales, es una insensatez completa.

 

Esta triste performance muestra con nitidez lo que representan los problemas públicos para las derechas: una posibilidad de inversión que les retribuya ganancias, económicas y políticas. Ante esto, el pacto que las mantuvo aglutinadas durante casi treinta años se acabó.

Nuevamente las derechas se quiebran siendo gobierno. Del congelamiento de relaciones que mantuvieron durante la rebelión popular, hoy están plena guerra de movimientos sin cuartel.

 

 

Foto. The Clinic

Comparte tu opinión o comentario