La deuda de Chile con Pedro

Sin duda fue un gran cronista chileno, que logró introducirse en la profundidad de lo que es la condición humana y en nuestro ser nacional que hemos negado históricamente como sociedad. Pese a ello Pedro Lemebel se puso los tacos y levantó orgulloso su propia bandera con cada escrito, presentación y muestra de arte.

Característico por irrumpir de manera atrevida en exposiciones de libros y de arte, se tituló cómo profesor de Artes Plásticas de la Universidad de Chile. Escribió un par de años y ejerció la docencia en dos liceos del Gran Santiago. Pero eso no le quedaba, así lo dijo más de un vez en el Cancionero, que era su programa en Radio Tierra

El hombre de la orilla del Zanjón de La Aguada, que con los años se convirtió en uno de los escritores más relevantes en el país, por su talento, particular estilo y por ser un rupturista innato, además fue el primer escritor que se maquillaba en presentaciones públicas. Genuino y con convicciones, pero mal visto dentro de la sociedad chilena siútica y machista, sin embargo igual plasmó en sus textos la diversidad sexual y su lucha política cómo principales ejes.

Llevó su talento al ámbito escénico y efectuó relevantes y recordadas performances, como La conquista de América y Las dos Fridas, junto al artista Francisco Casas, con quien dio vida a Las Yeguas del Apocalipsis. Pese a lo llamativa, interesante y contingente que era su puesta en escena no recibió reconocimiento en ese entonces, Chile su país lo oculto y muchos de los escritores literarios lo marginaron.

Los que admiramos y entendemos su arte, sabemos que el reconocimiento para un grande cómo él llegó tarde, pero tampoco creo que le importase la admiración o la fama, Pedro de por si llamaba la atención. Su amiga la poeta Carmen Berenguer señala al respecto: “Hubo mucha resistencia contra él como escritor, pero, además, el Premio Nacional a veces considera más la trayectoria que el aporte literario. Aunque fue triste, él ya estaba acostumbrado a ser omitido”.

El pasado sábado 12 de septiembre se realizó el estreno online de la cinta “Tengo Miedo Torero”, que la adaptación de la única novela de Pedro. Por la pandemia del Covid- 19, la película dirigida por Rodrigo Sepúlveda, fue lanzada a través de internet, además el film debutó a nivel mundial en el Festival de Venecia. La audiencia web recibió de buena manera la producción y el protagonista Alfredo Castro fue muy felicitado en redes sociales.

Esta obra es solo una parte minúscula de lo que fue Pedro Lemebel, el que paseaba por Bellavista distinguido y culto, que defendía la voz de las poetas chilenas que fueron aún más marginadas que el mismo.  Él que era capaz de cautivar sin fingir una mueca, ese Pedro vive y Chile sin él es un poco más fome.

Comparte tu opinión o comentario