La farándula de Pinochet y las noches de Álvaro Corbalán. Las figuras del espectáculo y la Dictadura

Es sabido que la Dictadura oligárquico-militar encabezada por Pinochet tuvo una estrecha relación con el espectáculo de la época, excluyendo a todo artista que pudiese apartarse de la línea de defensa del régimen o al menos de un silencio ante sus conocidos crímenes.

El tema ha dado lugar a ya varios reportajes e interpelaciones a muchas de esas figuras, que en general, puede señalarse, se mantienen en una muy importante cantidad en la televisión y la «farándula» actual. Para más remate, muchas de estas «personalidades» emiten frecuentemente opiniones políticas y sobre la contingencia nacional, y muy pocas veces se las interpela por sus convivencias y complicidades con la Dictadura e incluso lo peor de ella, como reseña con una muy rigurosa investigación, el libro «Álvaro Corbalán: El dueño de la noche”, escrito por los periodistas Constanza González, Macarena Chinni, Daniel Campusano y Felipe Robledo, que se sumó al en su momento muy comentado reportaje puesto como portada en el desaparecido periódico «Plan Z», «La farándula de Pinochet».

El libro reseñado es extenso en detalles, y aquí se puede encontrar una reseña de él. La invsstigación se centra en la figura del máximo jefe de la Central Nacional de Inteligencia, CNI, el órgano de represión, persecución, secuestro, tortura, asesinato y desaparición de la Dictadura entre 1977 y 1990, sucesora de la DINA.

Conocidos y conocidas pinochetistas aparecen participando de largas noches de fiesta con los altos mandos de la represión dictatorial: Patricia Maldonado, Raquel Argadoña, José Alfredo Fuentes, Coco Legrand, Horacio Saavedra, Antonio Vodanovic, los Huasos Quincheros, los Cuatro Cuartos, Luis Dimas, Pablo Honorato, Giselle Acevedo, «Ronco Retes», «Peter Rock», entre otros.

Hasta el día de hoy, la mayor parte de las personas citadas se mantienen emitiendo opiniones favorables a la Dictadura, y cuando en ocasiones se las ha interpelado por sus crímenes y violaciones a los Derechos Humanos, suelen responder con la excusa de no haber conocido qué estaba pasando. Poco creíble.

Hay algunos casos extremos en eso, con casos burdos que ni es tan necesario detallar, como los de Checho Hirane o Patricia Maldonado. Otros, que sí es pertinente señalar. Raquel Argandoña, por ejemplo, era lectora de noticias en TVN, el canal estatal. Hace poco, al ser interpelada por el tema por Roberto Artiagoitía (el «Rumpy»), respondió con descaro el que no sabía absolutamente nada del actuar de «Álvaro», con quien compartía lo que, señala, fueron las mejores noches en el «Confetti», el local del esposo de Patricia Maldonado que servía de punto neurálgico de las «noches de Corbalán». La misma Argandoña que frecuentemente ha aparecido clamando por más represión contra la delincuencia común y la violencia callejera con ocasión de la protesta social.

Aquí el episodio de interpelación de «El Rumpy» a Raquel Argandoña:

 

Otros han mantenido un cauteloso silencio, o declaraciones de medias tintas, como el Coco Legrand. Algunos, en aparente neutralidad, como Antonio Vodanovic o Pablo Honorato. Otros, suelen participar de eventos relacionados con el pinochetismo, como los Hausos Quincheros. E incluso, en el caso de Horacio Saavedra, ha intentado una candidatura a concejal por la UDI, en Ñuñoa, sin éxito.

Nunca estará de más recordar y hacer ejercicios de memoria popular sobre lo acontecido en esos años.

 

 


Entrevista a una de las autoras de «Álvaro Corbalán. El Dueño de la noche»:

¿Quién fue Álvaro Corbalán? (Programa Mentiras Verdaderas):

Los secretos de Álvaro Corbalán (programa Informe Especial):

Equipo editorial Revista De Frente

Comentarios (2)

Comparte tu opinión o comentario