La mano de acero se acerca: Trump y el uso de Federales Militarizados en EEUU

Por Bruno Fuentes

#DeFrente

Como es bien sabido por el público, actualmente, los EEUU están atravesando por un nivel de lucha social que no se ha visto desde los años 60´ con el movimiento de derechos civiles. Y tal como en los años 60´, se han encontrado con una represión feroz que solo ha aumentado a medida que la lucha se ha intensificado. Lo diferente es el contexto en que se encuentra los EEUU en este momento de levantamiento social, muy distinto de aquellos tiempos de Guerra Fría y estabilidad económica.

Hoy en día el país se encuentra con una tasa de desempleo de un 14%, y con una crisis económica más fuerte que lo que se encontraba hace no mucho tiempo en el año 2008 con la caída de los SubPrime. La cadena de distribución de alimentos se ha ido deteriorando, y se han visto casos en donde productores de alimentos han tenido que enterrar alimentos puesto que ya se han podrido en sus bodegas, mientras que la demanda se alzó, llevando a situaciones en donde los supermercados han terminado casi vacíos (especialmente en los primeros meses de la pandemia).

Para los EEUU, la pandemia ha arrasado con la economía, sus enemigos geopolíticos parecen tener más futuro, y sus contradicciones internas (especialmente el entorno de la pregunta de racismo), han explotado. También hay que tomar en cuenta que el apoyo que tienen las comunidades afroamericanas populares es mayor que lo que tenían en los años 1960s. Por ende, para que el estado reaccionario de EEUU pueda reprimirlos, tendrán que aplicar cada vez más fuerza contra un pueblo que se la ha ido quitando el miedo a sus FFAA.

La última jugada de Trump ha sido usar agentes Federales para reprimir a los manifestantes. Estos Agentes no tienen placa alguna que indica su nombre, ni sus superiores, ni nada. Cuentan con fusiles M4, pistolas 9mm, chalecos anti balas que solamente dicen “policía”, cascos, y uniformes de camuflaje verde. Ellos no tienen formación alguna en como operar como fuerza de antidisturbios, no tienen reglamentos que les regulan su comportamiento, y solamente están entrenados en operaciones militares. Originalmente se formaron como parte de la Guardia fronteriza y se especializan en operaciones antinarcóticos en contra de Carteles militarizados. De acuerdo a representativos de estados Fronterizos, estos Federales también son conocidos por violar constantemente los derechos humanos de la población e incluso la misma ley. Se movilizan por las ciudades en camionetas blancas con ventanas tintadas y han arrestado arbitrariamente a ciudadanos al azar en las protestas. Cuento corto, Trump mando a miles de agentes federales, armados hasta los dientes, y que solo saben cómo matar, a reprimir a los manifestantes.

Y no hay que olvidar del lugar donde estos Federales hicieron su debut: Portland, Oregón. Pocos en Latinoamérica conocerán la ciudad, pero es una de las ciudades más grandes en la costa oeste del país. También ha sido el foco de lucha entre grupos Antifascistas y Neofascistas dotados como Alt Right. Desde que Trump asumió la Presidencia la ciudad de Portland ha visto numerosas protestas que han terminado en disturbios. También se ha visto muchísimas protestas armadas, especialmente desde parte de grupos Neofascistas Alt Right, donde han marchado por las calles de Portland con chalecos antibalas y acarrando fusiles AR15. En cada marcha los grupos antifascistas han podido mantener a los Neofascistas a raya, en gran parte gracias al apoyo de las comunidades de Portland que han rechazado el racismo explícito de la reacción Alt Right.

Algo importante que hay que destacar es la colaboración que ha tenido el gobierno local y la policía con estos grupos conocidos como el Alt Right. Es bien sabido incluso del mismo Pentágono que todas las alas de las FFAA se han visto infiltradas por organizaciones supremacistas blancas. Y debido a la profunda historia de la supremacía blanca se ha vuelto casi imposible para agencias como el FBI diferenciar entre oficiales que simplemente son racistas y miembros que organizaciones clandestinas. En el caso de la ciudad de Portland se ha visto bien poca importancia en el tema de combatir la supremacía blanca y organizaciones populares han destacado que desde que comenzaron las protestas donde se enfrentan antifascistas y el Alt Right, la policía local ha colaborado abiertamente con grupos del Alt Right en plena luz del día para reprimir a miembros de Antifa. Con la llegada de los Misteriosos Federales se puede ver casos en donde grupos Alt Right como los Proud Boys o Patriot Prayer se mezclan entre los Federales y empiezan a imponer su propia ley sobre Portland y demás ciudades.

Al llegar el gran estallido de protestas anti racistas y en contra de la brutalidad policial, la ciudad de Portland hizo respetar su reputación. Cada una de sus protestas, muchas de ellas los cuales comenzaron como marchas pacíficas pero que terminaron en disturbios gracias a la policía, han tenido la participación de miles de manifestantes y un amplio apoyo popular. Hace una semana atrás llego al punto en donde estallo una lucha casi medieval con uso de fuegos artificiales ilegales en frente de la corte federal. Fue allí donde los agentes federales hicieron su primera apariencia misteriosa y comenzaron a arrestar a manifestantes arbitrariamente (sin importar si participaban en disturbios o no). A pesar de ello, los agentes federales solo enrabiaron aún más a los manifestantes y hace unos cuantos días atrás, lograron quemar la comisaria oficial de la ciudad.

¿Y qué hay de especial más allá de la posible masacre que puede surgir gracias a los misteriosos federales armados? Pues está el hecho que esto también marca una ofensiva de Trump en contra de la autonomía de los mismos estados individualmente. Para contextualizar, los Estados Unidos es un país que funciona más como una Federación de Estados con bastante autonomía y no como un estado único y centralizado como lo es Chile. La policía a nivel nacional también es federalizada y responden más a los gobiernos locales (so supone). Por ende, Washington no tiene (en teoría) control sobre la policía a nivel nacional. Pero el hecho que Trump ha mandado su propia fuerza armada, que responde solamente a sus órdenes y no a la autonomía local. Esto aumenta la brecha entre Washington y los Estados que ha crecido desde el mal manejo de la pandemia.

¿Y cuáles pueden ser las consecuencias que pueden salir a partir de mandar a los agentes Federales, una fuerza armada misteriosa que ha funcionado como una policía secreta bajo las órdenes de Trump? Esta el hecho que, combinado con las fuerzas Neofascistas, pueden provocar una masacre en donde nadie este seguro de quien es el culpable. Pueden empezar a ver desaparecidos por todo el país. Si los agentes solo se movilizan en camionetas blancas sin ninguna distinción de que son parte de las FFAA y no sería difícil llevarse a la gente que detienen, solo para que nadie los vuelve a ver. Esta el hecho que esta decisión ha polarizado aún más la sociedad estadounidense. Esto lo pone solo un paso más cerca a la posibilidad de tener tiroteos en la calle entre fuerzas populares, neofascistas, y FFAA. Pues cada una de estas facciones ya están armadas y es solamente cosa de que haya un disparo para justificar las demás. Y tomando en cuenta que existen milicias de ultraderecha por todo el país que han estado agitando para un conflicto armado a nivel nacional, los tiroteos pueden desenvolverse en una guerra civil (en el caso de que si logran ocurrir).

En fin, todavía no está muy claro a donde lleva la decisión de mandar agentes federales que pronto se verán por todo el país, pero si algo está seguro, es que es un paso más a un camino más oscuro. Solo las fuerzas populares en su pie de lucha podrán realmente encontrar la luz al final de este camino; una en donde se encuentra el fin de la brutalidad y una verdadera inclusión racial.

 

Fuentes:

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario