La organización popular avanza. De esta crisis salimos juntos y juntas

Por Esteban Téllez Villagrán

«Sin la participación de fuerzas locales, sin una organización desde abajo de los campesinos y de los trabajadores por ellos mismos, es Imposible el construir una nueva vida.»

Carta de Piort Kroptkin a Lenin. 1920

Desde el 18 de octubre nuestras cotidianidad se ha visto modificada de manera permanente, pese a lo positivo que ha sido este levantamiento, nuestros bolsillos y empleos se vieron afectados, sacrificio que vale la pena cuando es por un bien común, pero esto se profundizó – y se sigue profundizando- con la crisis del coronavirus, que nos ha venido a reafirmar que la clase trabajadora es la que se lleva los golpes del sistema y el rico sigue desde su cómodo sillón y su lujosa cuarentena perpetuando sus privilegios.

Que el levantamiento popular haya precedido esta crisis, nos ha dejado cimientos de algo que viene pasando en muchas de nuestras poblaciones desde hace tiempo, que es la organización popular. Digo que nos deja los cimientos, puesto que es en este proceso histórico que se fortalece esta organización creándose desde coordinaciones de organizaciones como la plataforma solidaria popular – Impulsada por la coordinadora social shishigang -, hasta cabildos y organizaciones de vecinos y vecinas por pasajes.

Este impulso en la organización ha sido un empujón importante para el enfrentamiento de la crisis, puesto que desde estas mismas coordinaciones es que se ha realizado el abastecimiento, la canalización de la información entre otras cosas, pero es momento para dar un paso y que no sea una acción eventual y se transforme en una realidad de nuestra clase.

Las organizaciones sociales tenemos una tarea importante en esta coyuntura y en la expansión de del apoyo mutuo como herramienta para la vida. Hoy nos toca entregar información y demostrar de manera práctica como un comprando juntos nos puede dar un gran alivio, como una olla común puede bajar el gasto y paliar la crisis en nuestros hogares, como una colonia urbana puede hacerse cargo del cuidado comunitario y también avanzar en una educación mucho más popular.

Hoy cuando el gobierno no nos cuida, cuando en los trabajos nos despiden o nos explotan, cuando para las universidades es más importante cobrar el arancel que entregar una educación al alcance de todos y todas, es que tenemos que fortalecer la unidad de nuestra clase, reinventarnos y seguir, juntas y juntos unidos en la lucha.

Dirigente social, Vinculación Lo Espejo / Escuela libre y popular Las Dunas

Comparte tu opinión o comentario