La Reserva Federal de Estados Unidos y la crisis del coronavirus: el banco central que gobierna un país

En términos de control de la crisis, «Estados Unidos no es un país con un banco central, es un banco central con un país». La afirmación es de Trevor Jackson, profesor de historia económica en la Universidad George Washington, quien en el medio progresista «Dissent Magazine» publicó un detallado recuento de la cadena de sucesos desatados en materia económica con la pandemia planetaria del coronavirus, y en particular, con un análisis centrado en Estados Unidos y su banco central, la «Reserva Federal» también conocida como «Fed». Texto muy completo y recomendado, al que le hemos agregado algunos enlaces y referencias explicativas de algunos términos técnicos utilizados (entre «corchetes»), además de incorporar los enlaces de la nota original en inglés.

 


 

«La soberanía de la Fed». Por: Trevor Jackson

En términos de gobierno de crisis, Estados Unidos no es un país con un banco central. Es un banco central con un país.

 

Cuando las líneas de suministro chinas se interrumpieron a fines de febrero debido a las paralizaciones que intentaban detener la propagación del coronavirus, las empresas e instituciones financieras de todo el mundo comenzaron a tener problemas para obtener efectivo. En respuesta, las empresas vendieron activos, como acciones, y los bancos comenzaron a restringir los préstamos. Como todos intentaron vender todo a la vez, los precios colapsaron, lo que requirió más ventas y causó nuevas caídas de precios. Durante las posteriores tres semanas, los mercados bursátiles de todo el mundo perdieron entre un 20 y un 30 por ciento de su valor, y las monedas colapsaron cuando todos en todo el mundo vendieron todo a cambio de dólares. En efecto, esto fue una repentina caída hacia el mundo entre la caída de Bear Stearns en la primavera de 2008 y la quiebra de Lehman Brothers. En 2008 se llamó una «crisis crediticia». En general, se le llama «trampa de liquidez» [«liquidity trap«]. Y nunca ha habido una corrida global por dólares tan rápida y en la escala de la «trampa de liquidez» de la crisis del coronavirus.
 

En respuesta, ha habido una oleada sin precedentes de actividad de políticas monetarias. Los bancos centrales de todo el mundo, especialmente la Reserva Federal [en adelante, también «Fed»], han intervenido para apoyar principalmente a todos los mercados de crédito del planeta. El 12 de marzo, la Fed anunció que había puesto a disposición 1.5 billones de dólares [1 billón es mil millones: 1.000.000.000.000] para el «mercado de repos», que es la principal fuente de crédito a corto plazo en el sistema financiero [«Repos» o «reportos» o «acuerdos de recompra», o «repurchase agreement» es una operación en la que una parte, generalmente un banco central, vende un título a un adquirente que lo devuelve en un tiempo posterior a un precio más alto]. Incluso en el mundo posterior al 2008, de gigantescas intervenciones de los bancos centrales, 1.5 billones de dólares es mucho. Lo hizo en un particular buen día: viernes 13.
 

Durante el fin de semana, la Fed decidió que la pandemia, declarada oficialmente el miércoles 11 de marzo, había empujado a los mercados financieros a un territorio totalmente desconocido. Redujo las tasas de interés a cero, moviéndose en un solo salto cuatro de sus pasos típicos de 0.25 por ciento, y anunció que compraría 500 mil millones de dólares en valores del Tesoro (una variedad de «deuda segura» del gobierno de Estados Unidos emitida por el Departamento del Tesoro para diferentes períodos de duración), y $200 mil millones en valores respaldados por hipotecas. La Fed reinició así el programa de expansión cuantitativa del 2011–2014 en una escala inmensa [«Expansión cuantitativa» o «quantitative easing» es una herramienta de política monetaria expansiva realizada por la vía de compra masiva de activos financieros presentes en el mercado, por el Estado]. El punto era inundar los mercados financieros con efectivo lo más rápido posible, para que los bancos pudieran seguir prestando, los compradores de acciones pudieran seguir comprando, y las instituciones pudieran seguir realizando sus pagos de deuda. La prensa financiera, a la que le gustan las metáforas militares, lo calificó de «bazuca nuclear».
 

El ataque nuclear fracasó. Cuando los mercados reabrieron el lunes 16 de marzo, todos los índices bursátiles de Wall Street perdieron de inmediato alrededor del 12 por ciento de su valor. Luego, la Fed anunció que compraría 1 trillón de dólares de «papel comercial» [«commercial papper«], que es deuda corporativa no garantizada a corto plazo. La Ley de la Reserva Federal requiere que la Fed no asuma riesgos, y sólo cambie efectivo por activos seguros como los bonos del Tesoro, por lo que la decisión de comprar  1 billón de dólares en algo relativamente riesgoso como la deuda corporativa no garantizada habría sido sorprendente en cualquier otra circunstancia.
 

El Banco Central Europeo anunció su propio fondo de 750 mil millones de euros para comprar deuda comercial y gubernamental. Los bancos centrales de todo el mundo comenzaron a utilizar todos los medios disponibles para inyectar efectivo en sus mercados financieros. Para respaldar sus esfuerzos, la Fed dio a otros bancos centrales acceso a 450 mil millones de dólares en canjes de divisasswaps de divisas«], esencialmente, acceso a dólares en caso de que sus bancos tuvieran que hacer pagos en dólares, o sus bancos centrales tuvieran que apoyar sus monedas con dólares. Para el 23 de marzo, la Fed había anunciado que haría tanta «expansión cuantitativa» [o «QE», «quantitative easing»] como fuera necesaria para apoyar al sistema financiero: QE Infinity.
 

Pareció que el infinito era el precio necesario para estabilizar el sistema financiero global. Las acciones se han recuperado, y ninguna institución «sistémicamente importante» ha fallado, incluso cuando más de 22 millones de estadounidenses (una cifra parcial reflejada en los reclamos de seguro de desempleo) han perdido sus empleos en el peor colapso del mercado laboral en la historia humana registrada. La Ley CARES [«Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act», Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus], de 2.2 billones de dólares, aprobada el 27 de marzo, contiene 500 mil millones de dólares en préstamos y garantías de préstamos bajo el control de Steve Mnuchin, el Secretario del Tesoro, el ex ejecutivo de Goldman Sachs y el ex CEO del depredador prestamista hipotecario OneWest. De eso, 454 mil millones de dólares se entregarán al Fondo de Estabilización de Intercambio («Exchange Stabilization Fund») de la Fed, como garantía para que la Fed pueda otorgar préstamos a empresas medianas.
 

La lógica es que las empresas medianas, a diferencia de las grandes corporaciones, en su mayoría no tienen bonos del Tesoro o «papeles comerciales» para que la Fed compre, y la Fed no puede arriesgarse a asumir pérdidas al dar efectivo gratis a compañías insolventes. Esos 454 mil millones de dólares toman el lugar de los «activos seguros» que la Fed compraría normalmente cuando realiza una expansón cuantitativa, lo que significa que puede aprovechar o «apalancar» ese dinero [«leveradge» o «apalancamiento«: El apalancamiento es una estrategia de inversión que resulta de usar dinero prestado, específicamente, el uso de varios instrumentos financieros o capital prestado, para aumentar el rendimiento potencial de una inversión]. La mayoría de los periodistas financieros parecen estar de acuerdo en que puede hacerlo por un factor de diez, lo que permite a la Fed hacer hasta 4.5 billones de dólares en préstamos. La palabra «hasta» está siendo muy utilizada últimamente, porque la Fed puede cambiar, y ya ha cambiado, sus reglas de «apalancamiento», lo que significa que el total podría ser mucho más o mucho menos. Dado que ese total no es el inicio de ninguna medida de rescate, la Fed tiene mucha discreción sobre su volumen y dirección.
 

Esta parte de la Ley CARES ha sido ampliamente caracterizada como un «fondos para reptiles»slush funds«) bajo discreción exclusiva de Mnuchin. Al escribir estas líneas, la realidad es muy poco clara. El texto del proyecto de ley incluye muchas disposiciones y requisitos. Está dirigido a empresas que emplean entre 500 y 10.000 trabajadores, que comprenden aproximadamente el 17 por ciento de la fuerza laboral de los Estados Unidos (Se supone que las pequeñas empresas deben aprovechar el extremadamente ineficiente programa de protección de cheques de pago «Paycheck Protecton Program»). Las empresas que reciben este dinero deben acordar retener el 90 por ciento de su fuerza laboral hasta septiembre del 2020. Deben ser compañías estadounidenses, no pueden usar el dinero para recomprar acciones, deben aceptar pagar a cualquiera que produzca más de $425,000 la misma cantidad que pagaron en 2019, y deben permanecer neutrales en cualquier «campaña de organización sindical» («union organizing campaign«). Si se siguen, estas disposiciones harán posible desde el punto de vista conceptual, político y legal, para que la Reserva Federal gaste 4.5 billones de dólares, pagando los salarios de 20 millones de estadounidenses mientras no vayan a trabajar durante seis meses.
 

Aquello es un gran «si» condicional, y nadie en el Gobierno de los Estados Unidos ha indicado que eso es lo que realmente van a hacer. El proyecto de ley no establece nada sobre sanciones por violaciones de estos términos, y Mnuchin tiene la capacidad de renunciar a ellos si lo considera necesario. Las empresas tienen que hacer compromisos de «buena fe» para seguir las disposiciones, lo que podría no significar nada en realidad. La administración Trump anunció de inmediato que simplemente ignoraría los mecanismos de supervisión. Pero también hay algunos indicios de que las disposiciones son reales: las compañías de cruceros parecen estar excluidas porque están constituidas fuera de los Estados Unidos para evitar asuntos molestos como impuestos y regulaciones laborales y ambientales. El presidente del comité bancario del Senado solicitó aclaraciones al Tesoro, y Larry Kudlow (una vez analista de Bear Stearns, ahora director del Consejo Económico Nacional – «National Economic Council» -) sigue apareciendo en televisión, alegando que el gobierno comprará participaciones de capital con este dinero, lo que implicaría un gran aumento de la propiedad y el control del gobierno sobre el sector privado.
 

Los críticos como Elizabeth Warren y Matthew Stoller afirman que los mecanismos de supervisión son vacíos y que el proyecto de ley de estímulo constituye un boleto de 4.5 billones de dólares por parte de los contribuyentes hacia las empresas estadounidenses sin compromiso alguno. Eso puede ser cierto. Pero los aproximadamente 2 billones de dólares en ganancias después de impuestos que se obtienen cada año también son una donación de los contribuyentes a las empresas estadounidenses. Solo que se produjeron a través de mecanismos de mercado y el código tributario en lugar de la legislación de estímulo. La línea de crítica de Warren es demasiado y muy poco. Demasiado porque este fondo en particular es solo una fracción de lo que está haciendo la Reserva Federal, en colaboración con las autoridades fiscales y monetarias de todo el mundo, para tratar de salvar las estructuras del capitalismo global (Como la Fed se apresuró a señalar, estos son préstamos, no obsequios: eventualmente deben ser reembolsados, y la Fed puede simplemente no otorgar dinero a beneficiarios específicos). Y muy poco debido a lo tan drásticamente que parecen estar viniéndose abajo los mecanismos del capitalismo global, abriendo una gama de posibilidades radicales que eran completamente impensables hace solo unas semanas.
 

Es necesario contextualizar estos fondos para la respuesta a la crisis desatada por coronavirus, en el alcance más amplio de los cambios en curso en la estructura de las finanzas globales, y las implicaciones correspondientes para personas reales con trabajos reales. Mucho antes de febrero, había indicios de que los mercados de capitales estaban enfermos. El mercado de «repos» se contrajo abruptamente en septiembre de 2019, lo que llevó al Fed de Nueva York a ofrecer 75 mil millones de dólares todos los días en fondos de veinticuatro horas. En el verano del 2019, la famosa «curva de cupón cero» («yield curve«) del costo de la deuda del Tesoro se invirtió, lo que generalmente indica que los mercados financieros esperan una recesión inminente y, por lo tanto, están dispuestos a pagar más por el acceso a una deuda pública segura a corto plazo. Desde 2011 al menos, la acumulación de capital había estado ejecutándose sobre la base de la continua expansión cuantitativa y las bajas tasas de interés: un flujo incesante de dinero barato que hizo que incluso entidades abiertamente ridículas como WeWork parecieran brevemente empresas multimillonarias. Las corporaciones habían usado principalmente ese efectivo barato para recomprar sus propias acciones. Las recompras alcanzaron un máximo histórico en 2018, cuando las corporaciones estadounidenses gastaron 1.09 billones de dólares en la compra de sus propias acciones. El segundo nivel más alto fue 2019 (Las recompras de acciones son excelentes para los accionistas: las empresas compran más control de sí mismas y aumentan los precios de las acciones, porque hay menos acciones en circulación y cualquiera que tenga esas acciones se enriquece).
 

Las grandes corporaciones también habían estado ocupadas comprándose entre sí: el 2018 y el 2019 establecieron récords para la actividad global de fusiones y adquisiciones, lo cual se desaceleró abruptamente en enero de 2020. En 2018, las acciones estadounidenses no mostraron ganancias en total, y el Financial Times informó que esencialmente todas las clases de activos («asset classes«) globales habían perdido valor [«asset classes» es un grupo de instrumentos financieros que tienen características financieras similares y se comportan de manera similar en el mercado]. Los mercados financieros no funcionaron como se suponía. No estaban haciendo coincidir a los ahorradores con los necesitados de créditos para impulsar el crecimiento del empleo, la innovación, la competencia y todas las demás características de una economía capitalista. Un puñado de muy grandes corporaciones estaban utilizando el exceso de dinero barato del Gobierno para hacerse aún más grandes, para comprar a sus rivales, y para enriquecer a sus accionistas, a un nivel que ellos mismos parecían creer que era insostenible y que estaba a punto de producir una recesión.
 

El sistema monetario posterior a 2008 no era como los encargados de las políticas mundiales habían sido educados para administrar, con un conjunto de herramientas que aprendieron a usar en la larga era de la hegemonía neoliberal entre 1979 y 2007. Los billones de dólares de liquidez del banco central no producían inflación. Las bajas tasas de interés estaban perdiendo tracción. Algo estaba mal. Era claramente imposible continuar esa crisis monetaria de bajo nivel para siempre, pero también resultaba imposible hacer cualquier otra cosa.
 

La pandemia ha aniquilado la mayoría de los límites de lo posible. La Reserva Federal es ahora la única fuente de liquidez global, proporcionando efectivo no solo a todos los mercados financieros y de crédito del planeta, sino también a los bancos centrales del mundo. Su independencia legal y su aislamiento de la supervisión democrática o de toda rendición de cuentas significa que puede actuar más rápido y con más enfoque que cualquier otra institución de gobierno en el planeta. En principio, el Congreso de los Estados Unidos es soberano y la Fed es una agencia delegada, sujeta a muchas leyes que restringen lo que puede hacer, pero para que esa relación de poder funcione, el Congreso tendría que funcionar, y afirmar su rol constitucional como un control de las otras ramas del gobierno. Sin embargo, no tiene la capacidad ni el interés de hacerlo, lo que significa que, en la práctica, la Reserva Federal decide sobre excepciones y normas y determina cómo actuar cuando las instituciones normales demuestran ser incapaces. La crisis de 2020 ha revelado el alcance del poder que ha acumulado desde 2008. Como Adam Tooze ha argumentado recientemente, la verdadera ubicación de la hegemonía global estadounidense no se encuentra en la Casa Blanca, sino en la Reserva Federal.
 

Hace reflexionar el contraste entre la acción rápida, sostenida y decisiva de la Fed y la total falta de una respuesta coordinada al brote de coronavirus por parte del Gobierno Federal, junto con la cacofonía de las diferentes respuestas de los estados de Estados Unidos. La decisión de la Fed de abrir la Facilidad de Liquidez Municipal («Municipal Liquidity Facility«) a principios de este mes para proporcionar fondos a corto plazo a los estados, condados y ciudades del país, fue una respuesta nacional más coordinada que la que se puede encontrar en cualquier otra instancia del Gobierno Federal. En términos de gobernanza de crisis, Estados Unidos no es un país con un banco central; es un banco central con un país.
 

En algún sentido, la actual visibilidad del poder del banco central es un desarrollo bienvenido y tardío. Debería haber más conciencia pública, discusión y supervisión de la política monetaria y de la banca central. Los movimientos políticos de izquierda y de derecha están acostumbrados a pensar en instituciones clave en la «guerra de posiciones» gramsciana: cargos electos, tribunales, medios de comunicación, centros de estudios, universidades, etc. Los bancos centrales, y especialmente la Fed, han sido instituciones estratégicas abrumadoramente poderosas desde al menos 1979, pero sus poderes sólo han atraído realmente el escrutinio político desde 2008. Los eventos de 2020 deberían poner el control de los bancos centrales en el centro de cualquier estrategia política transformadora.
 

Durante años, a cualquiera que defiende un mundo mejor se le ha dicho que el cambio es imposible, porque nuestros planes de políticas no son lo suficientemente detallados y porque «nosotros» no podemos permitirnos nada mejor que lo existente. La política económica en las últimas tres semanas ha acercado el mundo a una versión espejo de los sueños más radicales de la izquierda contemporánea: un mundo con menos vuelos, menos conducción de autos, menos consumo, menos producción de petróleo, y más tiempo libre, más afirmación de comunidad, más creatividad y más colaboración. Un mundo en el que los salarios y la producción, el motor del mercanitilizado funcionamiento del propio capitalismo, se está rompiendo de manera fundamental.
 

Entonces, ¿por qué estamos hablando de un «fondo de reptiles«? Porque, como ha revelado esta crisis, existe una enorme concentración de poder económico en el mundo, y muy poco parte de él está en manos de personas comunes, trabajadores organizados y las fuerzas de izquierdas. Porque estamos entrando en este mundo no a través de una revolución política que traiga consigo un New Deal Verde y una atención médica universal, sino a través de millones de pérdidas de empleos y un horrible cara a cara con la crueldad del sistema de salud privado. Desde hace mucho tiempo es sabido que la mayoría de los estadounidenses son un inminente problema de salud cercano a la bancarrota; Resulta que lo mismo era cierto para el capitalismo global.
 

El capital está siendo rescatado, eso es seguro. ¿Cómo sería el rescate de un pueblo? ¿Sería una cuestión de política monetaria, o solamente dentro del ámbito de competencias del Congreso?
 

Algunos argumentan que la Fed ya está haciendo todo lo que puede: el problema de ser la única institución funcional de gobierno nacional e internacional es que no está diseñada para rescatar a la gente común. Es un banco, diseñado por y para el sistema financiero, atendido por personas capacitadas e imbricadas laboralmente con el mundo bancario. Tenemos instituciones llenas de funcionarios electos que se supone que se preocupan por las personas normales, pero en su mayoría no lo están. Otros presionarían aún más los límites de los poderes de la Fed. En el 2018, los sueldos y salarios totales para todos los trabajadores en los Estados Unidos ascendieron a 8.3 billones de dólares. Si el horizonte de la crisis es, digamos, septiembre, podemos imaginar que el precio a pagar a todos los trabajadores en la economía de los Estados Unidos durante seis meses es algo así como 4.2 billones de dólares, casi lo que se supone que es el dinero «apalancado» que la Ley CARES destina a las medianas empresas, empresas que emplean menos de una quinta parte de la fuerza laboral. Una vez más, la Fed tiene poderes para prestar, no gastar, y no tiene la intención de crear un ingreso básico universal. Pero también tiene amplios poderes para determinar cuándo y cómo se pagarán sus préstamos, y tiene un mandato legal para garantizar el pleno empleo. Una «Reserva Federal Popular» podría dar a cada trabajador un préstamo mensual sin intereses y luego condonarlos a todos. Incluso dejando de lado el reemplazo salarial, una Reserva Federal Popular podría comprar y retirar créditos educacionales y deudas médicas.
 

El último mes ha mostrado de manera concluyente cuán rápida y extensamente pueden cambiarse las estructuras de la vida económica, y cuán completamente impotente es la izquierda política para impulsar esos cambios. ¿Serán esos 454 billones de dólares un regalo de 4.5 billones para las corporaciones?¿Los gobiernos y los bancos centrales desmercantilizarán el trabajo, congelarán los desalojos y comprarán participaciones para controlar empresas privadas? Esperaremos y veremos. Por ahora, no tenemos otra opción.
 

Por: Trevor Jackson, profesor de historia económica en la Universidad George Washington.
Fuente: Dissent Magazine, 16 de abril de 2020. Traducción y notas explicativas, por Héctor Testa Ferreira.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario