El documental que revela cómo Cambridge Analytica atacó a los Kirchner para que ganara Macri

«Nada es privado» es la traducción que Netflix le dio a The Great Hack (El Gran Hackeo) y que retrata cómo la empresa Cambridge Analytica (CA) utilizó de forma ilegal datos de más de 87 millones de personas en favor de candidaturas neoliberales y conservadoras en diversos países.


Por Miguel Fauré Polloni

 

 

En la producción audiovisual se muestra el entramado entre la compañía y contratistas militares, organismos de inteligencia y acaudalados empresarios, siempre para favorecer apuestas políticas de derecha. El film, dirigido por Jehane Noujaim y Karim Amer, ya está disponible en la plataforma de TV por streaming.

 

 

El caso argentino: Todos contra los Kirchner

 

Alexander Nix, dueño de CA, se instaló en Buenos Aires a través de una empresa de asesorías denominada Strategic Communication Laboratories (SCL). Una de sus mejores alianzas fue con el empresario Juan Pepa, de quien Nix fue socio entre 2007 y 2010. Ambos compartieron la gestión de «iniciativas caritativas»para la organización benéfica Asociación Pro Alvear, de la es padrino ni más ni menos que Mauricio Macri.

 

En el film, se muestra el siguiente diálogo entre Nix y Damian Collins (DC) –integrante de la Comisión de Asuntos Digitales del parlamento británico:

 

DC: ¿Trabajó en Argentina?

AN: Sí, trabajamos en Argentina.

DC: Estoy viendo una nota que alguien compartió conmigo de una reunión del grupo SCL (la empresa madre de Cambridge Analytica) del 27 de mayo, donde hay una nota que dice: «Campaña antikirchnerista presentada al tomador de decisiones, esperando devolución».

AN: Correcto.

DC: Pero para ser claro. Las reuniones giraban alrededor de esa premisa, que era una campaña antikirchnerista, entonces estaban trabajando para un partido de la oposición u otra persona interesada en influenciar la política en Argentina, que no estaba apoyando al Gobierno.

AN: Esa sería la apariencia.

 

 

En enero de 2018, los medios The Guardian, The New York Times y The Observer publicaron un video en el que Nix señala, jactancioso, haber influido en varios procesos electorales. Pero, ¿cómo actúan?

 

 

El modus operandi: Los «bombardeos de sentido»

 

 

En el documental muestran que, en primer lugar, se busca el enemigo a destruir. Fue el caso de Cristina Kirchner y, posteriormente, de Hillary Clinton. A continuación se configura el perfil del ciudadano al que le hablarán: los indecisos, sin identidad política definida, susceptible de ser manipulado. Se emplean los datos de sus redes sociales buscando fobias y gustos específicos a partir de sus movimientos dentro de la red. Se cruzan tales datos con los que dicen relación a su consumo, sistema de salud, movimientos bancarios, etc.

 

Definido el perfil, comienzan los «bombardeos de sentido»: mensajes especialmente ajustados a la sensibilidad de este tipo de personas. Fake news, principalmente. «La acumulación de perfiles (big data) se procesa mediante algoritmos automatizados (inteligencia artificial) logrando conformar subgrupos tipologizados a quienes se le destinarán mensajes a medida: a los amantes de los perros (por ejemplo) se les advertirá sobre el peligro de que el Frente de Todxs (kirchnerista) proscriba la tenencia de canes en los edificios», señala el periodista Jorge Elbaum al respecto.

 

 

Para que esto funcione de mejor manera, se debe dividir artificialmente a la sociedad. Así ocurrió en la Argentina con la grieta, concepto que delimitó el campo de los «buenos» y de los «malos». Posteriormente se le adjudican a los malos los vicios más detestables por la población a la que apuntan (corrupción, inmoralidad, antipatriotismo, etc). Esto sólo funciona, señalan en el documental, con personas de baja capacidad crítica y formación política.

 

El registro audiovisual es un llamado de alerta sobre la utilización del Big Data sin ninguna clase de control estatal, modelando ciudadanías por fuera de normas éticas o jurídicas. Todo, en momentos que la Argentina se presta a definir a su próximo mandatario en tres meses más.

Post a Comment