«Las condiciones anti-democráticas de la convención constitucional harán fracasar el esfuerzo por una nueva constitución». Fernando Duque, PhD Ciencias Políticas UCLA

Las reglas del trabajo constitucional pendientes en Chile y que señalan que este trabajo debe tener la aprobación de dos tercios de los constituyentes, estén presentes o no, son imposibles de cumplir. Además, cada artículo de la constitución debe ser aprobado por el voto favorable de dos tercios de los constituyentes estén presentes o no en la discusión. Estas reglas probablemente crearán las condiciones necesarias para que este grupo de redactores de la constitución se paralice catastróficamente. Todo esto porque será sumamente difícil o prácticamente imposible que los constituyentes avancen en la preparación de su importante trabajo. Dadas las condiciones en que se encuentra el país, la derecha puede con facilidad dominar y controlar a un tercio de los miembros constituyentes y ellos, se opondrán a los deseos de la mayoría y con esta actitud serán capaces de paralizar el trabajo constitucional. Se creará un fenomenal caos y el proceso terminará en un profundo fracaso. El país así, habrá perdido un valioso recurso y tiempo crítico. Todo esto claramente señalará que la minoría todavía manda en Chile.

Este fenómeno de paralización y fracaso del grupo de ciudadanos al tratar de hacer una nueva constitución, ha sido discutido en detalle por la literatura politológica. Por vía de ejemplos, se puede dar el valioso aporte que hizo Alexander Hamilton a este fenómeno en su trabajo número 75 incluido en el magistral libro Los Papeles Federales[i].

Los Papeles Federales fueron escritos por Alexander Hamilton que contó con la colaboración de James Madison y John Jay. Estos autores son los más importantes comentaristas de la constitución estadounidense, documento terminado en 1787. En el paper 75, Hamilton señala textualmente “se ha demostrado en las notas de nuestras investigaciones que toda cláusula que demande más que la mayoría de cualquier cuerpo para adoptar sus resoluciones, tiene la tendencia a hacer fracasar directamente las operaciones del gobierno y en forma indirecta someter la voluntad de la mayoría a la voluntad de la minoría. Esta consideración, parece ser suficiente para determinar nuestra opinión de que la convención ha ido tan lejos en el esfuerzo de asegurar la ventaja en los números en la formulación de tratados que, de otra manera, podrían haber sido logrados  o reconciliados ya sea con la actividad realizada por concilios públicos o con una razonable consideración al sentido general de la comunidad. Si dos tercios del total de los miembros es requerido, se dará el caso, muchas veces, que las ausencias de una parte significativa, hará en la práctica, que en verdad lo que se necesita es la unanimidad. La historia de todos los sistemas políticos en donde este principio ha dominado, ha creado una historia de impotencia, perplejidad y desorden. Prueba de todo esto se encuentra en los ejemplos de los Tribunos Romanos, la Dieta Polaca, y los Estados generales de Holanda. Los ejemplos locales de este problema hace que los antecedentes extranjeros sean innecesarios”.

En otras palabras, lo que Hamilton señala es que el requerimiento de los dos tercios es un sistema que termina por transformarse, en lo que para fines y propósitos resulta ser un requisito de unanimidad, lo cual termina siendo práctica antidemocrática total, donde la minoría tiene el control absoluto de la sociedad. 

El futuro trabajo constitucional que se piensa hacer en Chile debería estar inspirado en los principios democráticos que el mundo ha logrado conseguir en los últimos 200 años. Estas conquistas democráticas han logrado conseguir que las decisiones importantes de los gobiernos se tomen por mayoría absoluta. Es decir, mitad más uno del grupo de participantes en la decisión. El exigir que la asamblea constituyente tome todas sus decisiones con los dos tercios de sus miembros, estén presentes o no, es ignorar todos los progresos democráticos que el mundo ha hecho en los últimos 200 años.

[i] Alexander Hamilton, James Madison, John Jay The Federalist Papers,  Merton Book New American Library, New York, 1961 pg. 453

 

Foto. Izquierda – derecha. Gerardo González, Fernando Duque, Jean Flores Quintana

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario