La liberalización del FA: de las selfies con Evo y un Vlado desatado

Por Miguel Fauré P.

#DeFrente

 

 

Los nuevos liberales han hecho fama de díscolos dentro del FA. No son pocas las ocasiones en las que han manifestado posturas distantes al pensar y sentir del militante frenteamplista. El Partido Liberal torna difuso el domicilio político del FA. ¿Qué tan transversal puede ser el liberalismo? Lo suficiente como para que la postura del PL ante la demanda marítima del pueblo boliviano no sea muy distinta a la de Evópoli o la DC. 

 

En esa línea, Vlado Mirosevic parece tener pase libre para contradecir abiertamente el ideario latinoamericanista que -en lo teórico- defienden les frenteamplistas. ¿Cómo llegó a presidir la comisión de Relaciones Exteriores alguien que no duda en calificar de dictatoriales a Cuba y Venezuela, junto con acusar a Evo Morales de manipular a su pueblo a través de la causa marítima? ¿Será gracias a la amistad con los otros «referentes»? ¿Existe «cocina» en el FA? La verborrea aburguesada de Mirosevic, su desparpajo para remar más cerca de aguas derechistas (no sin comodidad) y el peso menor de su partido, pero la alta influencia en la toma de decisiones parecen confirmarlo. ¿»Nueva política»?

 

Los nuevos liberales le hacen eco a la ofensiva de las renovadas derechas latinoamericanas, actuando como el gato que saca las castañas. El problema es que eso puede ser contagioso. Cuando se defienden valores democráticos sin contextualizar en la realidad concreta, se cae en un idealismo que vacía de sentido histórico procesos como el boliviano, el cubano o el venezolano. Hablamos de naciones hermanas en guerras de baja intensidad, bajo el ojo estadounidense y acciones permanentes de desestabilización. Los chilenos sabemos de eso, ¿nos haremos los desentendidos defendiendo la «democracia» según su definición liberal? A los nuevos pipiolos se les entendería, pero a quienes dicen inspirarse en Allende (como Boric o Jackson) no les calza bien. No les quepa duda que a los Think Tanks de derecha les está fascinando esta repentina liberalización del FA. Aplauden a rabiar las condenas a Maduro o Morales.

 

No podemos pasar de selfies con Evo a denigrarle como un maquiavélico que instrumentaliza al pueblo boliviano. ¿O era sólo porque es cool? El gobierno lleva sólo tres o cuatro días. Y a algunes el cuero sintético de los sillones del Congreso les está anestesiando la memoria.

 

 

Fuente de imagen: cooperativa.cl

Comparte tu opinión o comentario