Los acuerdos militares secretos entre Chile y EEUU que ponen en riesgo la soberanía en la Antártica

Los firmó Bachelet en 2007 y hoy Piñera quiere su ampliación inmediata. Se trata de acuerdos de cooperación entre fuerzas armadas que -bajo la excusa de un supuesto «intercambio científico y tecnológico»- avanzan en la generación de armamento, con Chile en un rol subordinado a las directrices estadounidenses. El reciente reportaje de The Clinic enciende las alarmas.

 

Se le conoce como “Acuerdo entre el gobierno de la República de Chile y el gobierno de los Estados Unidos de América para la Investigación, Desarrollo, Prueba y Evaluación de proyectos en materia de defensa”. Suena inocente y formal, pero ya se está implementando, pese a no pasar por la Cámara.

 

Este acuerdo implica «el desarrollo y prueba de equipos militares y/o tecnologías aplicadas para esos fines» y no a un mero intercambio de científicos e informaciones. Esto actuaría fuera de los marcos que el Derecho Internacional aprueba para las relaciones entre naciones en materia de Defensa.

 

“Me gustaría poder contarles más a ciencia cierta qué implicancias tiene este Tratado, pero la verdad que ni siquiera nosotros sabemos, porque no nos han podido decir”, le señaló al Clinic el diputado RD, Jorge Brito. Lo que alerta al parlamentario frenteamplista es la ausencia de información oficial sobre dónde se llevan a cabo estas operaciones conjuntas, aunque sugiere que EEUU tiene como principal objetivo la Antártica chilena.

 

«No puede ser que el gobierno escuche más al gobierno estadounidense que a su propio Congreso Nacional, donde debiera estar manifestada la libertad soberana de Chile», expresa Brito, alertando que “la soberanía no solo se ve amenazada ante la presencia inminente de pólvora y acero. También la soberanía se ve amenazada, o se puede ver perjudicada, ante la posesión de conocimiento geopolítico estratégico sobre nuestros recursos naturales, sobre la variación en las condiciones climáticas y sobre los movimientos que tiene Chile y los otros países en lugares tan estratégicos como la Antártica chilena. Yo creo que la Antártica puede ser escenario prontamente de disputa internacional”.

 

 

Post a Comment