«No es Dictadura. No. No lo es». Por Pablo Padilla

Por Pablo Padilla

No es dictadura pero llevamos meses con toque de queda. No es dictadura pero hay miles de pres@s polític@s. No es dictadura pero el lenguaje del poder es lenguaje de su propia guerra. No es dictadura pero hay férreo control de los medios oficiales de comunicación (Dinacos 2.0). No hay dictadura pero se asesina, se tortura, se viola, se mutila y se persigue. No es dictadura pero los delitos militares y policiales se tratan con guante blanco. No es dictadura pero te intervienen las comunicaciones (¿ya instalaste Telegram para las conversaciones importantes?). No es dictadura pero los organismos internacionales uno por uno han constatado violaciones a los DDHH. No es dictadura pero se persigue a las organizaciones sociales. No es dictadura pero se ha retrocedido en derechos hasta el siglo XIX. No es dictadura pero el país está lleno de ollas comunes, cesantía y desesperanza. No es dictadura pero se militarizan territorios completos. No es dictadura pero toda disidencia es criminalizada. No es dictadura pero se crean organismos de seguridad nacional. No es dictadura pero se borran los murales de las calles. No es dictadura pero se gasta más en armas que en salud o educación. No es dictadura pero hay cadenas nacionales a cada rato, hasta para mostrar una caja con mercaderías. No es dictadura pero el presidente gobierna desde un palacio blindado y cercado dos cuadras a la redonda. No es dictadura pero el sobrevuelo de los helicópteros no te deja dormir. No es dictadura pero la policía entra a las casas porque hay gente protestando. No es dictadura. No. No lo es.

 

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario