Alto Mando militar de Estados Unidos acuartela a oficiales en búnker anti-nuclear ante pandemia de Coronavirus

En una particular muestra de belicismo y extravío del mando político y militar estadounidense, las Fuerzas Armadas han decidido trasladar a parte de su «Comando Norte» al «búnker más seguro del mundo» como una de las medidas de excepción tomadas frente a la exponencial expansión de la pandemia del Coronavirus COVID – 2019 en el país, como lo comunicó en una transmisión oficial vía facebook el Jefe del Comando Norte (NORTHCOM), General Terrence O’Shaughnessy, junto al Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD). El «Comando Norte» es uno de los seis comandos en los que se divide la presencia militar del imperio político-militar estadounidense a lo largo y ancho del Mundo, siendo éste el destinado a América del Norte.

 

«Para garantizar que podamos defender la patria a pesar de esta pandemia, nuestro equipo de vigilancia de comando y control aquí en la sede se dividió en múltiples turnos, y partes de nuestro equipo de vigilancia comenzó a trabajar desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cheyenne Mountain». Construida en la década de 1960, la estación «búnker» es un vasto complejo subterráneo situado bajo unos 610 metros de granito en la montaña Cheyenne, a pocos kilómetros de la ciudad de Colorado Springs, en el Estado de Colorado. Está diseñado para escenarios bélicos y eventuales ataques de tipo nuclear. En el centro del complejo se extienden seis túneles de hasta doce metros de ancho y tres pisos de altura. Dos puertas de concreto y acero de 21 toneladas de peso protegen la estructura de posibles explosiones nucleares, entre otras medidas de alta seguridad.

 

 

«Nuestros dedicados profesionales de la guardia de mando y control del NORAD y el NORTHCOM han dejado sus hogares, se han despedido de sus familias y están aislados de todo el mundo para asegurarse de que pueden soportar la guardia todos y cada uno de los días para defender nuestra patria (…) Ciertamente no es óptimo, pero es absolutamente necesario y apropiado dada la situación», agregó el General O’Shaughnessy, quien además señalo que con el aumento de personal, su «principal preocupación tener el espacio dentro de la montaña para todos los que quieran mudarse allí, y no estoy en libertad de discutir quién se va a mudar allí». El NORAD y el NORTHCOM ya han utilizado cerca del 30% de las instalaciones subterráneas.

 

El Presidente Trump firmó una orden ejecutiva el viernes, permitiendo a los Departamentos de Defensa y Seguridad Nacional activar la Guardia Nacional y los reservistas para combatir el brote de COVID-19 en todo Estados Unidos, en medio de un creciente malestar social que amenaza con convertirse en protestas y actos de desobediencia frente a una situación fuera de control y un Gobierno con innumerables muestras de subestimación y negligencia frente a la crisis sanitaria, social y económica en curso.

Fuentes: ZeroHedge, y RT en español.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario