El primer ministro Benjamin Netanyahu y Sebastián Piñera en Israel

Piñera es el gobernante que más insumos bélicos y policiales ha comprado a Israel desde Pinochet

Si bien Estados Unidos, Reino Unido y Francia siguen siendo los principales proveedores de Chile en materia de seguridad, Israel ha venido creciendo mucho, en especial durante los dos gobiernos de Piñera. Hoy Chile es el tercer país de América Latina en importar más productos del rubro de ese país, detrás de Brasil y México.

Uno de los fundamentos de la economía de Israel es la venta de armamento, y bienes y servicios de seguritización y ciberseguridad. Incluso, el país dobla a todos los países industrializados en el volumen per cápita de ingresos por este concepto a nivel mundial y hoy vende sus productos a 130 países, incluido Chile, según información del Banco Mundial.

Y el chileno no es un mercado menor. En los últimos cinco años el volumen de importaciones desde Israel en este sector sitúa a Chile en el tercer lugar de América Latina tras México y Brasil, también según el Banco Mundial. Países que son siete y once veces más grandes en términos de población, respectivamente.

Dentro de las estadísticas de importaciones de Chile, Israel figura en el top ten de importadores de armas y de material militar, seguridad y ciberseguridad entre los años 1950 y 2019.

Desde 2013 la información es más difícil de conseguir, pues cambió el modo de presentar las cuentas. Sin embargo, desmenuzando los datos que difusamente aparecen en Transparencia es posible establecer que, en total, Israel ha vendido a Chile desde 1977 más de 850 millones de dólares en armas.

Durante la dictadura, Chile compró a Israel una considerable cantidad de armamento, el cual llegó a significar el 42,5% del total de importaciones en el rubro en 1989, conforme datos de Stockholm International Peace Research Institute. Esto en consideración de que Chile tenía vedado el acceso a las armas de Estados Unidos, dada la Enmienda Kennedy que data desde 1976.

Tras la llegada de la transición y el retiro de la Enmienda, y luego de que se comprobaran nexos entre el Mossad y la Dina en la preparación de agentes; y del apoyo abierto de este país a Augusto Pinochet en ese período, los años siguientes marcaron una considerable reducción de la importancia de Israel como proveedor, con lo que ese país quedó relegado al séptimo lugar entre los proveedores de armamento e implementos de seguridad.

Sin embargo, los acuerdos que Piñera ha sostenido en materia de cooperación -tanto en su primero gobierno, con Rodrigo Hinzpeter y Andrés Allamand como ministros de Defensa, como en este segundo mandato- reactivaron la cooperación, ya no sólo en venta de armas; sino que también en implementos de seguritización y ciberseguridad, es decir, aspectos con mayor énfasis policial.

Para hacerse una idea, Carabineros gastó más de 10.700 millones de pesos sólo en vehículos para las Fuerzas Especiales entre diciembre de 2019 y marzo de 2020 importados desde Israel.

Algo que se ha intensificado en el último tiempo. Por ejemplo, el 26 de junio de 2019, el presidente Sebastián Piñera, sostuvo una reunión con el presidente de Israel Reuven Rivlin (jefe de Estado), durante su gira por el país del cercano oriente, en la cual también se entrevistó con el primer ministro y jefe del gobierno Benjamin Netanyahu. En la ocasión con Rivlin se firmó un nuevo acuerdo de cooperación de ocho puntos entre los cuales están la seguridad, la seguridad nacional y la ciberseguridad.

¿Por qué hoy Chile compra más a Israel que incluso en dictadura? Simple, porque la tecnología tiene otro valor; las armas e implementos de seguridad que ese país ha desarrollado son más caros que los de otros países ya que -según reza el sitio de Sibat, organismos para la cooperación internacional de Israel- «se han probado en terreno». Es decir, mayoritariamente en Palestina y ante población civil.

Además, ya no se trata sólo de cascos, municiones y armamento de guerra convencional, hoy Chile dedica gran parte de la compra a drones de seguridad e implementos represivos de alta tecnología como aviones no piloteados y el dron Hermes 900, de alta precisión, reconocimiento facial incorporado y que además puede funcionar como arma.

Desde la vereda palestina, el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) tiene una mirada crítica en torno al aumento de la inversión y las compras militares y de ciberseguridad entre Chile e Israel. Según señala la activista Sofía Alvarado, “Israel no sólo exporta armas sino además hace una preparación en su entrenamiento. Se preparan militares y carabineros desde 2016. Exportan softwares de espionaje, armamento y vehículos sandcats, que son armas de guerra que se adaptan para lanzar gases. ¿Por qué es necesario usar ese carro? En el Wall-Mapu se usan UZI, cascos y chalecos antibalas israelies. Replican el modelo de armamento y de maniobra de ataque que se usa en Palestina. Es cosa de ver los daños oculares solamente que hubo en el estallido social, una medida usada en Gaza”.

Alvarado adelanta además que BDS está preparando un informe detallado que debería ver la luz próximamente acerca del “armamentismo Israelí en Chile». Según la activista «es un informe que nos alerta sobre cómo y qué se compra, y cómo se utiliza”.

A propósito de ese informe, INTERFERENCIA accedió a alguno de los datos de base, los cuales fueron acreditados respecto de sus fuentes oficiales, y que permiten detallar cómo las Fuerzas Armadas y de Orden han comprado en los últimos años armas, tecnología militar, de seguridad y de ciberseguridad a distintas empresas israelíes que testean sus armas en terreno.

Así aparecen compras ligadas al Ejército de Chile, la Fuerza Aérea de Chile, la Armada de Chile, Carabineros de Chile, y Gendarmería de Chile.

Por su parte, el economista chileno Moisés Scherman, integrante del movimiento latinoamericano Los Otros Judíos, que critica el sionismo de Israel, dice: “Como judío condeno profundamente el exterminio del pueblo palestino de Israel, la venta de armas a Chile y la instrucción y la preparación de parte de Fuerzas Armadas israelíes. Eso es una colusión entre el gobierno, el Ejército y la fábrica israelíes, una suerte de alianza estratégica para reprimir. Alianza con países que se dicen democráticos, como éste”.

Para tener una versión oficial de Israel, INTERFERENCIA se contactó con la Embajada del país en Chile, pero sin haber tenido respuesta hasta el cierre de esta edición.

 

Vínculos intensos

El año 2019, en el contexto de la revuelta social, el grupo de hackers Anonymous desclasificó archivos del Ejército, entre los cuales se puede observar una invitación del coronel israelí Eran Gabay al director de Inteligencia del Ejército, general Guillermo Paiva, a un seminario de ciberseguridad que se realizaría en Tel Aviv.

Hay evidencia de que el uniformado chileno asistió a esa actividad en Israel, cuyo programa incluyó paseos turísticos por Jerusalén y Beer Sheva. En el marco de ese seminario también se realizó la Conferencia Israelí HLS & Cyber, la que tenía por objeto acercar a la industria de seguridad israelí a las autoridades asistentes.

Entre los temas que se abordaron allí estuvieron asuntos de inteligencia, protección de infraestructura crítica, desafíos ante amenazas terroristas, contención del crimen, orden público y preparación ante desastres y emergencias, tal como se lee en la invitación que le hicieron llegar al general Paiva.

Además, el 21 de noviembre del año 2018, el mismo general chileno recibió un correo de Menahem Cohen, quien es el director comercial de Mer Group, empresa israelí en la que su división de inteligencia está compuesta por miembros del Mossad y del servicio secreto de inteligencia del país, ofreciéndole sus servicios al Ejército.

Pero esta colaboración no sólo se basó en proveer armas. Además, el servicio es completo ya que, tanto las empresas armamentísticas como el Ejército de Israel proveen capacitación a sus clientes. Por ejemplo, entre 2016 y 2019 el Ejército chileno registra una capacitación directa con Elbit System, empresa israelí que al año 2019 ocupaba la posición número 28 a nivel internacional en venta de armas y tecnología militar, seguridad y ciberseguridad, según Stockholm International Peace Research Institute.

En total se han gastado en estos años alrededor de 220.000.000 de pesos sólo en capacitaciones con entidades israelíes. Existen, desde el 2012 al 2019, 25 resoluciones exentas sobre los vínculos entre proveedores israelíes de armas, uniformes, capacitaciones, entre otras cosas, con el Ejército, Carabineros, la Fuerza Aérea. y la Armada.

Algunas de estas empresas son:

–   Archidatex Nazaret Elite – Division Rabintex

–    Bluebird Aerosystems Ltd.

–    Carat Sheva S.A.

–    Elbit Systems BMD and Land Ew-Elisra Ltd.

–    Elbit Systems Ew and Sigint – Elisra Ltd.

–    Elta Systems Ltd.

–    Ezpack Water Ltd.

–    Fibrotex Technologies Ltd.

–    Israel Military Industries Systems Ltd.

–    Israel Aerospace Industries

–    Israel Weapon Industries

–    Marom Dolphin Ltd.

–    Meprolight (1990) Ltd.

–    Merkaz Hasoleta – Meircell Ltd.

–    New Noga Light (2000) Ltd.

–    Rada Electronic Industries Ltd.

–    Rafael Advanced Defense Systems

–    Tamor SMT Ltd

–    Verint Systems Ltd.

–    Visionmap

En total son una veintena de empresas, incluyendo filiales de algunas de ellas. Todas dedicadas a importación de una determinada tecnología diferente a las demás.

De las armas compradas por el Ejército destacan cascos de combate, misiles, cohetes, fusiles, morteros y vehículos no tripulados.

En el caso de la Fuerza Aérea, desde el año 2012 al 2018, existen 23 resoluciones exentas que demuestran esos vínculos directos, siendo las principales compras las de drones y misiles de aire de corto alcance

La Armada por su parte, desde el año 2016 al año 2019 se registraron un total de 15 resoluciones exentas autorizadas para la compra de armas y material militar a 15 empresas destacando entre ellas lanchas antimisiles, lanchas patrulleras, radares y defensas antimisiles.

A diferencia de lo que sucede con las Fuerzas Armadas, los proveedores de Carabineros de Chile no son públicos por ley de seguridad del Estado. Pero, en el contexto del estallido social, el grupo de hackers internacional Anonymous, develó una cantidad importante de documentos, y entre ellos, se encontraban los artículos que son entregados a las diferentes unidades y comisarías a lo largo del país.

Entre dichas entregas, se encuentran cuatro artículos que provienen de Israel: los cascos antibalas de la marca Rabintex -que es comercializado por el Ejército como Archidatex-, y los chalecos antibalas de la misma marca. Además existen dos armas de fuego, una de ellas es la ametralladora UZI, que fue creada por Israel Military Industries (IMI), que al momento de privatizarse pasó a ser Israel Weapon Industries (IWI), vendida actualmente por esta última a Chile y que se utiliza en La Araucanía.

IWI también provee las pistolas Jericho 941, calibre 9mm, lo que pudo ser comprobado con una boleta de garantía filtrada por Anonymous y donde se da cuenta de una compra de 3.522 de dichas armas, bajo el nombre de la empresa SAT International por dos montos de 55.000 dólares cada uno, que en pesos chilenos se traduce en dos compras de $ 37.005.650, siento un total de 110.000 dólares, o sea 74.011.300 pesos, al tipo de cambio de la fecha de compra.

Otro elemento fundamental en el listado de compras de Carabineros, son los carro lanza aguas, cuya distribución oficial en Chile está a cargo de la empresa nacional CLK. Además, en febrero del año 2019 se adquirió una nueva flota de carros antidisturbios, y dentro de dicha flota se encuentran once carros lanzagases de la marca israelí Plasan, cuyo modelo es el Sandcat PVT, el que se ha utilizado en la invasión a Afganistán por parte de Estados Unidos, y que también han sido adquirido por México y en Colombia.

El carro Sandcat sirve para “cumplimiento de la ley, SWAT [special weapons and tactics; armas y tácticas especiales] y fuerzas especiales, mantenimiento de la paz, seguridad nacional, patrulla de fronteras y conflictos armados. También es utilizado para transportar tropas, comando y control, transporte de armas y cobertura VIP en zonas de conflicto”, tal como señala su descripción de catálogo.

En otras palabras, el carro fabricado por Plasan en Israel está hecho para ir a la guerra, lo que demuestra la militarización que ha tenido la policía chilena y latinoamericana.

 

Especialidad en seguridad y ciberseguridad

Con fecha en junio del 2019, el Ministerio del Interior de Chile y el Ministerio de Defensa de Israel firmaron uno de los dos acuerdos de cooperación en seguridad, de un total de nueve en diversas materias. En él, dejan estipulada el reconocimiento de la importancia de cooperación entre ambos ministerios, aspirando a un mutuo beneficio, reconociendo el interés de las partes.

Respecto de la seguridad, el documento es de carácter clasificado, por lo que cada actividad relacionada con el acuerdo estará sujeta a un Acuerdo de Protección de la Información conforme a la legislación nacional. En materia de ciberseguridad, se firmó el Acuerdo de Cooperación entre el Gobierno de Chile y la Dirección Nacional de Ciberseguridad del Estado de Israel. (INCD por sus siglas en inglés).

A diferencia del acuerdo de seguridad, el acuerdo de ciberseguridad se presenta como beneficioso para la economía y desarrollo social de los países, en el incremento de información y tecnologías de comunicación, redes, sistemas de información, otorgando responsabilidades que tanto las organizaciones públicas y privadas, como individuos tienen un rol en materia en riesgos de ciberseguridad para el envolvimiento de protección digital, tanto a nivel doméstico, regional e internacional.

Dentro del ámbito de cooperación, se incluye el intercambio de información, mutua colaboración y discusión, para tener la capacidad de construcción, intercambiando estrategias y políticas de ciberseguridad propuestas en el acuerdo. La idea es compartir metodologías, tecnologías y técnicas respecto a la protección de infraestructura crítica, ciberseguridad nacional.

En estas materias, cabe mencionar que Israel es conocido por haber logrado su desarrollo gracias a su constante conflicto con la población civil palestina, lo que lo ha llevado a desarrollar tecnologías de reconocimiento facial y sistemas centralizados de información de la población que vive bajo ocupación. Algo que podría replicarse en Chile, particularmente si se consideran las funcionalidades del dron Hermes 900 que produce Israel.

 

Las compras de Piñera I

El día 27 de septiembre del año 2011, Andrés Allamand, en dicha fecha ministro de Defensa de Chile, se reunió con el ministro de Defensa israelí Ehud Barak en Tel Aviv. Si bien la reunión fue hermética, se supo que la visita fue realizada con la finalidad de conocer las nuevas tecnologías en el campo de la defensa fronteriza.

Lo anterior quedó suscrito en un Memorándum de Entendimiento para la Cooperación Bilateral en Defensa que hasta el día de hoy se mantiene en caracter secreto, pero que -gracias a Anonymous- se ha descubierto que fue para firmar un trato con la empresa Elbit System, que permitió la adquisición de vehículos no tripulados (UAV por sus siglas en inglés) o drones Hermes  900 para vigilar la frontera con Perú. Todo esto enmarcado dentro de la lucha contra el narcotráfico.

El año 2018, dos pilotos de la Fuerza Aérea, operadores de los drones Hermes 900, fueron invitados por la Fuerza Aérea Colombiana para intercambiar experiencias en el manejo de los aparatos. El año 2019, los Hermes fueron desplegados para el combate de incendios, siendo parte del Grupo de Aviación N°2 de la I° Brigada Aérea de Iquique. El comandante del grupo declaró que el vehículo es remotamente piloteado, puede operar de día y de noche y cuenta con sensores de calor y cámaras de color.

El año 2013, la empresa israelí BlueBird Aero Systems se adjudicó un contrato por 3 millones de dólares por parte del Ejército de Chile para el mini avión no tripulado SpyLite, compatible con los drones adquiridos a Elbit Systems. Se trata de un vehículo que usa el Ejército de Israel desde el año 2006.

 

Fuente noticia: interferencia.cl, autora: Laura Landaeta.

Comparte tu opinión o comentario