Policía de Atlanta asesina al afroestadounidense Rayshard Brooks y desata nuevamente la revuelta popular contra el racismo

Aunque las históricas movilizaciones y protestas suscitadas a partir del asesinato de George Floyd continúan en muchas ciudades de Estados Unidos, en algunas con particular fuerza como Seattle, donde las manifestaciones han tomado una parte del centro de la ciudad como «espacio liberado», en los últimos días la intensidad de las protestas había disminuido en varios lugares.

Pero en la noche del viernes, un nuevo asesinato, esta vez de la policía de Atlanta, desató nuevamente fuertes movilizaciones en la ciudad y una violencia popular que hasta esta hora ha incluido cortes de calles y rutas, incendios, barricadas y saqueos.

Aquí, algunos registros de recuento de estos hechos:

 

 

La víctima, Rayshard Brook, intentó resistir ante una detención policial y al arrancar de la violencia de los policías, recibió varios disparos por la espalda. De acuerdo a los reportes iniciales, Brooks era originario de la ciudad de Atlanta y tenía 27 años de edad. Supuestamente se encontraba durmiendo en un automóvil a las afueras de un Wendy’s y dificultaba el tránsito, que fue la justificación de la policía para realizarle un control. Los oficiales habrían llegado al lugar, donde le aplicaron una prueba de alcoholemia que dio positiva. Brooks se resistió al arresto y en el forcejeo logró arrebatarle la de su pistola Taser a un oficial. El otro policía lo persiguió y le disparó por la espalda. Rayshard Brooks tenía 3 hijas de 8, 2 y 1 años, y un hijastro de 13.

 

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario