¿Qué pasó el 11 de Septiembre de 2001? Bomberos, arquitectos e ingenieros, apuntan a presencia de explosivos


Desde hace años, un verdadero movimiento social viene impulsando en Estados Unidos una revisión y unas nuevas investigaciones acerca de los sucesos del 11 de Septiembre de 2001. Más allá de las hipótesis que se han levantado sobre estos hechos que han marcado el desarrollo de la historia reciente del Mundo, la versión oficial de los hechos, por innumerables razones, no es creíble. Entre otras tantas cuestiones controvertibles tanto en los hechos de Nueva York como con los otros dos aviones (el supuestamente impactado en el Pentágono, y el derrumbado en el Estado de Pensylvania), una de ellas, dice relación con el extraño desplome en «caída libre» de las gigantescas estructuras de las dos torres gemelas, y más aún, la del «World Trade Center 7», torre de 47 pisos que se derrumbó en sólo segundos, más de 7 horas después de la caída de la primera torre, y, según la versión oficial, por una acción combinada entre el incendio y las fallas estructurales que le provocó las caídas de las dos torres impactadas por los aviones.

 

A raíz de estas dudas, en las últimas semanas y días, por primera vez personeros de un organismo público de Estados Unidos han declarado como “incuestionable” que la destrucción de las tres torres del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 no fue sólo consecuencia de los impactos de aviones y los incendios, sino que fueron derribadas mediante explosivos. El 24 de julio los comisionados de los bomberos de Franklin Square y el distrito de Munson, cerca de Queens, en Nueva York, adoptaron unánimemente una resolución que pide una nueva investigación sobre todos los aspectos del 11 de septiembre y citan las “pruebas abrumadoras” de la presencia de explosivos en las tres torres, los que necesariamente tendrían que haber sido colocados antes del 11 de septiembre.

 

La resolución establece que los comisionados del consejo de bomberos de distrito “apoyan plenamente una investigación completa por parte del gran jurado federal y el procesamiento de todos los crímenes relacionados con los atentados del 11 de septiembre”. Esta exigencia la repitieron el recién pasado 11 de septiembre, en una conferencia de prensa pública. Entre otras organizaciones, documentales, e instancias de reunión de las víctimas, fundamental ha sido el trabajo de «Architects & Engineers for 9/11 Truth«, «AE911Truth» (Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11/9), que ha recopilado y sistematizado los cuestionamientos a la versión oficial de los hechos.

 

“Fue un asesinato en masa”, dijo el comisionado Christopher Gioia en una entrevista. “Tres mil personas fueron asesinadas a sangre fría”. Gioia, quien redactó y presentó la resolución, dijo que el historial de su departamento después de los eventos de ese día fue devastador. Los miembros Thomas J. Hetzel y Robert Evans fallecieron en la Zona Cero el 11 de septiembre. Otros, entre ellos los comisionados Philip Malloy y Joseph Torregrossa, enfermaron después de haber estado expuestos al aire tóxico durante las operaciones de rescate y recuperación. “No vamos a dejar a nuestros hermanos atrás”, dijo Gioia. “No los olvidamos. Ellos merecen justicia y nosotros lucharemos por ella”.

 

Gioia ha dedicado su tiempo a investigar el aparentemente inexplicable derrumbe del Edificio 7. Descubrió que, a pesar de unos pocos incendios aislados, el edificio de 47 pisos fue destruido simétricamente en menos de siete segundos el 11 de septiembre. La investigación oficial sobre el colapso fue realizada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), una agencia del Departamento de Comercio de Estados Unidos, que concluyó que los incendios normales de oficinas fueron responsables del hundimiento de la estructura. Pero los hallazgos de investigadores independientes sobre el 11 de septiembre que trabajaban con AE911Truth obligaron al NIST a admitir que el edificio había estado en caída libre durante al menos un tercio de sus siete segundos. Esto es algo que sólo podría suceder si todas las columnas de soporte colapsaran casi simultáneamente, cuestión altamente improbable. A pesar de aceptar tal improbabilidad, el NIST ha mantenido su conclusión inicial.

 

Gioia decidió actuar cuando supo que el comité de abogados que investigan el 11 de septiembre había presentado una petición a Geoffrey Berman, Fiscal General del Distrito Sur de Nueva York, con pruebas que contradicen la versión oficial del 11 de septiembre. Berman aceptó cumplir con la ley que le exige que designe un gran jurado especial para examinar las pruebas. Aunque es posible que aún no hayan respondido a su solicitud, el comité de abogados ha seguido presionando.

La resolución de los bomberos del distrito de Munson no es la única que se ha aprobado en las últimas semanas. En marzo AE911Truth presentó una demanda federal contra el FBI. Alegan que no evaluó las pruebas del 11 de septiembre de las que tenía conocimiento, y que no fueron examinadas por la Comisión gubernamental dedicada a la investigación.

 

El progreso más significativo en estas investigaciones independientes se logró el 3 de septiembre con la publicación del estudio sobre el Edificio 7 por parte de la Universidad de Alaska Fairbanks (UAF). Durante cuatro años Leroy Hulsey, un destacado académico, y otros dos investigadores, han diseñado modelos informáticos basados en los planos originales del edificio para determinar si la explicación oficial de la destrucción del Edificio 7 es válida. Las pruebas resultaron contrarias a lo que viene señalando las versión oficial. El resumen del estudio afirma que los incendios no podrían haber causado un debilitamiento o desplazamiento de partes estructurales capaces de comprometer cualquiera de las hipotéticas fallas locales que habrían causado el colapso total del edificio, ni las fallas locales, incluso si hubieran ocurrido, podrían haber desencadenado una serie de fallas que habrían causado el colapso total ocurrido. Hulsey y sus colegas concluyen que el colapso del WTC 7 se debió a “un fallo total que implicaba la caída casi simultánea de todas las columnas del edificio y no a un colapso que implicaba el fallo secuencial de las columnas en todo el edificio”.

 

En los próximos días el estudio de Hulsey será presentado en Fairbanks, Alaska y Berkeley, California. Es sólo la última iniciativa para difundir la verdad sobre el 11 de septiembre a una audiencia mucho más amplia y para obtener justicia para los que murieron ese día y en las guerras que siguieron, guerras que se desencadenaron con la excusa del 11 de septiembre. “Yo les diría a todos los que creen en este país que es hora de tomar una posición; no pueden dejar pasar esto”, dijo Gioia. “Porque si son capaces de matar a 3000 personas, ¿qué van a hacer ahora?”.

Fuente: Commonground.


Enlaces con más información:

 

  • Documental «Loose Change» en inglés, Segunda Versión:

 

 

Post a Comment