Reforma Agraria Popular, Soberanía Alimentaria, y Agroecología: La lucha del Movimiento de los Sin Tierra

Surgido a mediados de la década de 1980s, el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, MST, sostiene desde entonces una referencial lucha por una Reforma Agraria Popular en el gigantesco país sudamericano, combatiendo a la concentración de la propiedad de la tierra en manos del latifundio y el agronegocio capitalista, y construyendo nuevas formas de habitar el territorio y una Agricultura de cooperativas en manos de las y los trabajadores y familias del movimiento, con esfuerzos organizativos puestos en el camino hacia la Soberanía Alimentaria de los pueblos y las comunidades, y una forma de producción de alimentos agroecológica en manos de asentamientos donde junto a una nueva economía comunitaria, se ensayan formas de democracia, educación popular, y socialismo.

 

Con un progresivo crecimiento desde su nacimiento en el contexto de salida de la larga Dictadura oligárquica-militar brasileña (1964-1985), desde entonces y durante la década de los 1990s el MST fue logrando ocupar tierras improductivas y terrenos abandonados por el latifundio, y forzando a los gobiernos neoliberales de esos años a reconocer su posesión y control de esos espacios. El movimiento fue ampliándose a buena parte del país y llegando a ser conformado por millones de personas, y a crear y fortalecer prácticas emancipatorias que lo convirtieron con el transcurso de los años en uno de los movimientos sociales más grandes del planeta, y quizá el más. Fue central en la conformación a inicios de dicha década de la organización mundial «Vía Campesina«, coalición de organizaciones campesinas que agrupa a unas 150 organizaciones alrededor del Mundo, defendiendo una agricultura con sostenibilidad social y ecológica, y las prácticas de soberanía alimentaria de los pueblos.

 

Con una relación de relativa cercanía, coparticipación pero también tensión desde sus primeros años con el Partido de los Trabajadores, PT, el MST obtuvo diversos apoyos de parte del Gobierno de coalición encabezado por el PT, desde la llegada de Lula da Silva al Gobierno en el 2003. Sin embargo, la relación con el petismo tuvo las tensiones y contradicciones propias de la gestión y deriva «centrista» del Partido dos Trabalhadores. Con el decaimiento de la fuerza inicial del «petismo» y las dificultades y complejidades crecientes para el conjunto del campo popular y de izquierdas brasileñas, el MST también comenzó a formular críticas y a ser forzado a un distanciamiento frente al Gobierno. En especial, con las características «centristas» de la gestión gubernamental, que implicó la disminución en los avances a la repartición de tierras, no menores complicidades con el agronegocio capitalista, y el avance de la frontera extractiva en el campo y el conjunto del extenso territorio brasileño, proceso empujado sobretodo por la extensión del cultivo de soja, los monocultivos, y la ganadería.

 

Tal proceso de desgaste, descomposición y reflujo del potencial de los gobiernos progresistas encabezados por Lula da Silva y Dilma Rousseff, fue quedando claro a fines de la década de los 2000s y comienzos de la nueva década, y tales contradicciones explotaron ya de manera visible con las movilizaciones sociales del 2013, donde se visibilizó la brecha que se había abierto entre el Gobierno y «la calle» (Ver sobre esto la entrevista al Secretario General del MST, «El significado y las perspectivas de las movilizaciones callejeras en Brasil«), proceso que siguió su curso desde entonces y que fue eficazmente capitalizado por las derechas más duras y extremas del país.

 

Con la caída del Gobierno encabezado por Dilma Rousseff, las dificultades del MST se acrecentaron, tendencia que se ha agravado aún más con la llegada al Gobierno de Jair Bolsonaro, tal como se reseña en el video que compartimos a continuación.

 

En un momento histórico donde crisis planetaria y donde la cuestión de las formas de producción alimentaria se ponen en el centro de las preocupaciones a lo largo y ancho del mundo, la experiencia del MST resulta una referencia central que debe conocerse y difundirse. Más abajo, una serie de documentales y textos sobre la historia, presente y propuestas del MST.

 


Documental 25 años del Movimiento de los Sin Tierra (2009)

 

 

Documental «MST. Por los caminos de América»

 


 

Documental «Educar es la mejor forma de luchar. La educación del Movimiento de los Sin Tierra» (2012)

 

 

 

Textos recomendados:

 

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario