Revuelta popular en Santiago se desborda a todo Chile y desafía dictación de Estado de Emergencia y Toque de Queda

Lo que se vive por estos días y horas en Chile es un estallido popular de alta magnitud, jornadas históricas que cambiarán los términos y coordenadas del debate y la disputa política en nuestro país. Como suele pasar con este tipo de eventos, es la mezcla de un sinnúmero de factores, hastíos, cansancios y motivaciones populares, que se detonan por un asunto en puntual pero que dicen relación con una larga trayectoria.
 

En este caso, se trata de una revuelta que comienza con la convocatoria a evasiones masivas realizada por el movimiento estudiantil secundario, comenzada a inicios de esta semana. Las convocatorias fueron sumando fuerza y apoyo día a día, y se desbordaron en innumerables manifestaciones de rebeldía y desobediencia. El Gobierno y los medios, en el intento por menospreciar y criminalizar la protesta, sufrieron una profunda derrota: el apoyo ciudadano creció. La represión, también creciente, llegó anoche con la dictación del Estado de Excepción Constitucional de «Emergencia» a un nuevo salto, inexplorada hasta ahora: sacar a los militares a las calles. Se trata de la primera vez que se declara un Estado de Excepción Constitucional por causa de la protesta social, desde la caída de la Dictadura de Pinochet.
 

En la noche de ayer viernes, la convocatoria a Cacerolazos y a manifestarse sumó a una parte muy grande la población santiaguina, que se volcó a las calles multitudinariamente, copando prácticamente toda la capital salvo algunos barrios de los estratos más altos. Las barricadas, las fogatas, los caceroleos, las expresiones de hastío e ira contenida, a la vez que un ambiente de alegría colectiva, en un ánimo de protesta y de efervescencia social históricos, se dieron a la par de la declaración del Estado de Emergencia por parte del Gobierno de Piñera.
 

En la mañana de hoy sábado, ya con militares en las calles, se inició muy temprano un caceroleo permanente que no ha parado hasta el momento en que se escriben estas líneas, ya con el Toque de Queda decretado por la autoridad militar. La gente, en innumerables lugares y puntos de la ciudad y ya de todas de las ciudades del país, sale a la calle, se reúne con vecinos, cacerolea, interrumpe el tránsito, pone música y ocupa el espacio público. Durante todo el día, la revuelta popular sumó aún más fuerza y combatividad ciudadana, llegando a otras ciudades y regiones, cubriendo ya la totalidad de las ciudades de Chile.
 

El Gobierno, acorralado, en la tarde anunció la suspensión de la medida del alza del pasaje, algo ya muy tarde y muy poco, y más allá de palabras generales que intentaban empatizar con la gigantesca manifestación de descontentos y hastíos populares, manteniendo el Estado de Emergencia y dando pie a la declaración del Toque de Queda por parte de la autoridad militar. Los actos de violencia popular se han multiplicado en cantidad y formas: quema de instituciones públicas y privadas asociadas al modelo y sus injusticias: sucursales de banco, de las AFP, agencias del sistema de salud, la Casa de Comercio de Santiago, , saqueos a las cadenas de grandes supermercados, quema de peajes de autopistas, del Mercurio de Valparaíso, etcétera.
 

Así, iniciado a las 22 horas, hasta este momento, ya una hora tras su comienzo en Santiago, y habiéndose decretado Estado de Emergencia en las regiones de Concepción y Valparaíso, el Toque de Queda en Santiago simplemente ha sido desbordado y desobedecido por la manifestación popular. Aquí más abajo, recopilaremos videos y demás registros de los hechos de las últimas horas.
 

Seguiremos cubriendo y ampliando la información sobre la histórica revuelta popular en curso.

 


En Iquique, desde dentro de un recinto militar se disparó a los manifestantes con una ráfaga de disparos de metralleta:

En Santiago, registro de la presencia de tropas militares en las calles:

En Valparaíso, son numerosos los registros de brutales golpizas por parte de las tropas militares:

Post a Comment