Rodrigo Mundaca (MODATIMA): “Hablemos de saqueo, no de sequía.”

 

Esta entrevista es fruto de la colaboración entre los medios El Siglo, Telesur, Revista de Frente, El Ilustrado y El Ciudadano y se realizó en la sede de ICAL.

 

Rodrigo Mundaca es un reconocido activista que lucha por la recuperación de las aguas para las comunidades y vocero del Movimiento de Defensa del Agua la Tierra y la Protección del Medio Ambiente, Modatima. Recibió recientemente y por segundo año consecutivo, el Premio Internacional de Derechos Humanos de Nuremberg en Alemania. Por sus acciones en defensa del agua como DDHH, ha sido perseguido por el Estado chileno y por empresarios vinculados a la usurpación de agua.

 

En el contexto previo a la APEC y la COP25, estuvimos conversando con Rodrigo tras su llegada a Chile sobre las causas de la actual crisis ambiental, las iniciativas energéticas de las derechas y sobre las agenda de lucha de los movimientos ambientales y populares.

 

Pincha aquí para acceder a la transmisión en vivo a la entrevista realizada por Hugo Guzmán, de El Siglo.

 

HG: ¿Cómo ha sido la experiencia de recibir este reconocimiento internacional?

 

RM: Estuve durante algunos días de septiembre en Nuremberg y otras ciudades de Alemania. Inicialmente cuando me llamaron en octubre de 2018 pensé que era una broma, estaba bastante incrédulo. Soy parte de un movimiento que surgió en la Provincia de Petorca, dando una pelea territorial muy distante de los intereses de los grandes medios de prensa, no obstante, los reportajes internacionales existentes desde el año 2017 han ayudado a visibilizar esta batalla comunitaria. El premio no es algo personal, lo hemos dicho hasta el cansancio, “no buscamos ni honor, ni gloria alguna”. Somos parte de un pueblo sencillo, que tomó la decisión de luchar.

 

Es un reconocimiento importante por lo que representa Nuremberg, ahí fueron los juicios de guerra contra los criminales de guerra nazi, por lo que se convirtió en un bastión de defensa de los Derechos Humanos. Tiene un valor histórico gravitante en Europa y en ese sentido, es un reconocimiento que ayuda a instalar planetariamente la lucha por la defensa y recuperación del agua en Chile.

 

Esta es una lucha invisibilizada por los de arriba, dado que viene a arruinarles el negocio. La privatización del agua data de 1982 y la privatización de las sanitarias se realizó durante el periodo de la Concertación, en particular, con Eduardo Frei Ruiz Tagle y en beneficio de capitales españoles, franceses, entre otros. Esta batalla ha generado no pocos costos principalmente para compañeras de distintos territorios amenazadas. Sin lugar a dudas es una batalla que erosiona las bases de la desigualdad que genera la política de saqueo de los Matte, los Pérez Yoma., etcétera.

 

 

HG: ¿Es el “cambio climático” la principal causa de la sequía?

 

RM: Hay una falsa discusión a propósito del premio ambiental otorgado a Piñera en Estados Unidos por su compromiso en el cambio climático. Es una vergüenza, es un premio comprado. Piñera no tiene patrimonio ético ni moral para adjudicarse ninguna defensa del medio ambiente, es un paladín de la privatización de los bienes comunes naturales. Existe un gabinete hídrico con más de 7 ministros que son dueños de derechos de aprovechamiento de agua, eso define el carácter depredador de este gobierno.

 

Debatimos en Alemania con representantes de Naciones Unidas y con científicos sobre un denominador común tras el cambio climático y que dice relación con su carácter profundamente antropocéntrico. Es el resultado acumulativo de la actitud voraz de los dueños de los medios de producción, de quienes se apropiaron del agua y de la tierra. El cambio climático dice relación con un modelo de desarrollo económico y social ilimitado, en un planeta que cuenta con capacidades limitadas.

 

HG: ¿Cómo salimos de esta situación? ¿Qué rol juega la sociedad civil?

 

Si bien el código de aguas es un dispositivo fraguado en dictadura, el tema mayor es la constitución que resguarda y promueve este modelo de usura. Es fundamental un cambio constitucional, que sea resultado del ejercicio de la soberanía popular, orientada a una sociedad de derechos y no de privilegios. Limitarlo a modificaciones a un código, es limitado, la derecha frente a eso recurre y recurrirá para bloquear al Tribunal Constitucional.

 

Si bien la privatización del agua se produjo durante la dictadura, no hay que soslayar la responsabilidad de los gobiernos civiles, donde se profundiza la mercantilización de los derechos sociales y de los bienes comunes naturales. Un segmento importante de la casta política instalada en el parlamento, no legislan por el bien común. Existen parlamentarios que tienen derechos de aprovechamiento de agua y tierras enajenadas al pueblo mapuche. Nuestra responsabilidad desde los territorios es seguir adelante, no hay un divorcio entre lo social y lo político, eso es falso. El movimiento social instaló la lucha por la educación pública, por desprivatizar los fondos de pensiones, por recuperar el agua, la tierra, entre otros avances. No creemos que Pérez Yoma, Matte y Angelini nos vayan a devolver al agua, va a ocurrir un cambio cuando los movimientos sociales comprendan la necesidad de luchar con unidad y hasta el final.

 

 

HG: Tanto los grandes empresarios como el Gobierno, están impulsando iniciativas para paliar el déficit energético e hídrico. Se habla de carretera hídrica, de extracción de agua por vía submarina y de tecnologías de desalinización de agua de mar.

 

RM: El proyecto de carretera hídrica plantea trasvasar excedentes de agua desde el río Bio Bio hacia el norte del país, en un contexto donde las cuencas se encuentran sobre explotadas. El propio intendente de la Región del Bio Bio, Sergio Giacaman, ha dicho que es inviable para su comunidad, evidenciando que al interior del gobierno existen voces disonantes. Soluciones tecnológicas como la de desalinizar el agua de mar, el gran empresariado quiere que corra por cuenta del Estado. ¿Por qué no son las forestales o el agronegocio los que asumen ese costo y liberan el agua dulce para la población? En Chile no hay sequía, ¡¡hay saqueo!!. En Chile existen 380 mil viviendas rurales sin acceso a agua potable. 17 de 18 comunas rurales de la Región Metropolitana, se encuentran declaradas como zonas de emergencia por sequía. La Región de Valparaíso, se encuentra declarada zona de catástrofe hídrica por la sequía. A la vez, ¿Quienes se están beneficiando por la venta del agua a través de camiones aljibes? Por ejemplo: Isidoro Quiroga,  empresario considerado como “El Zar de las Aguas”. Sólo en Putaendo ya van más de 10.000 cabezas de ganado muertas por falta de agua. Frente a esto se plantea la “necesidad” de hacer migrar la masa ganadera del norte hacia el sur. La migración ambiental forzada ya partió hace mucho tiempo. En Petorca hay más de 3 mil mujeres viviendo solas, cuestión que se explica por qué los hombres migraron del territorio, tenemos niños que han nacido en este periodo de despojo, que tienen 5, 10, 14 años y que no conocen los ríos.

 

HG: ¿Tendrá alguna utilidad la COP25?

 

RM: Va a tener grandilocuentes discursos y compromisos sobre no aumentar la temperatura a nivel de la atmósfera y el océano, pero en rigor, el país anfitrión (Chile) y quienes administran el Estado, están comprometidos con la privatización de los bienes comunes naturales. A su vez son responsables del “ecocidio” en la zona de Quintero  y Puchuncaví, donde Piñera cierra colegios pero no las empresas. 

 

HG: ¿Cómo desde los movimientos sociales enfrentarán estas iniciativas privatizadoras?

 

En América Latina existen dos experiencias en este sentido. En Uruguay la sociedad organizada recolectó firmas que representaban el 10% del padrón electoral y ganaron a través de un plebiscito hacer del agua un bien público. La otra es la experiencia de “La Guerra por el Agua” en Cochabamba, Bolivia. En Ambas, la institucional y la de lucha callejera y de masas, nos dan luces.

 

El mismo día 22 de septiembre, cuando recibía el premio en Nuremberg, nuestras compañeras de MODATIMA estaban cortando la ruta en Petorca. Entendemos la lucha desplegada en todos los escenarios, teórico, en la calle, escenarios culturales, etcétera. La verdad reside en los pueblos y en las comunidades. De allí que todas los formas de resistencia son válidas cuando se te ha expropiado de un bien tan fundamental para la vida.

 

HG: Muchas gracias Rodrigo.

 

 

Foto autoría de Gabriela Cruz

Músico, abogado y defrentista. Vive en Peñalolén, Santiago.

Post a Comment