Sebastián Sichel, la encuesta «Black&White», El Dínamo y la ex DC. La deriva del «centro» o la elite del «extremismo de centro» neoliberal

Hace un par de semanas, una nueva encuesta presidencial fue divulgada por la poco conocida encuestadora «Black & White», en una nota del medio El Dínamo. En ella, extrañamente, aparecía punteando Daniel Jadue con un 19% de las preferencias, seguido por Joaquín Lavín con 18%. Hasta ahí podría considerarse como resultados que se condicen con la sensación ambiente que ha ido creciendo el último tiempo.

Pero junto a ellos, algo llamó la atención: La aparición de Sebastián Sichel en tercer lugar, con el 13% de las preferencias. Esto era llamativo pues cualquier persona podría sospechar de que esa cifra está exagerada a voluntad, pues si bien el Ministro de Desarrollo Social hasta junio pasado y hoy Presidente del Directorio de Banco Estado, venía siendo de los ministros de Piñera con más presentables evaluaciones ciudadanas, era extraña su aparición como presidenciable con tantas adhesiones.

El medio Interferencia investigó el asunto y en una nota «La encuesta fake que sitúa a Sebastián Sichel como presidenciable» dio con algunas claves que aquí desarrollamos más en extensión. Más allá de esta encuesta que podría ser un hecho casi anecdótico, permite mirar las redes que se han tejido en torno al intento de construir un espacio «de centro» que abarque desde los sectores más de derecha de la ex Concertación, hasta los más «centristas» del hoy gobernante «Chile Vamos».

Las redes de la derecha de la ex Concertación que confluyen en El Dínamo y la encuestadora Black & White

El Dínamo fue creado por la sociedad «Ediciones Giro País», fundada en el año 2010 por Mariana Aylwin, Juan José Santa Cruz, Luis Alberto Aninat, Walter Oliva y Juan Pablo Bórquez, todos, militantes o ex integrantes del Partido Demócrata Cristiano, en espacial de su ala más derechista.

Conocido es el rol que viene jugando Mariana Aylwin en sus frecuentes apariciones públicas llamando a retomar la «política de los consensos», como se le llamó a la convivencia y maridaje entre la ex Concertación y la derecha pinochetista durante la larga transición. La caso de la ex Ministra de Educación del Gobierno de Ricardo Lagos, ilustra muy bien, además, el tipo de complicidades y conflictos de interés que se multiplicaron con el transcurso de los gobiernos concertacionistas, habida cuenta de sus múltiples y muy extendidos intereses en el negocio de la educación.

Otro de los nombres citados, Walter Oliva, ejemplifica muy bien lo anterior también: Sostenedor de una red de colegios particulares subvencionados («Red Crecemos») y con actividades además en otros rubros, es un acaudalado empresario señalado por su estilo de vida opulenta, que ingresó al Partido Demócrata Cristiano en el año 2005, llegando a ser su Vicepresidente entre el 2006 y el 2008. Defensor del lucro en la educación (“No se equivoquen, nosotros lucramos con la educación”), Oliva estuvo casado con Claudia Peirano, quien en el 2014 Michelle Bachelet nombró como Subsecretaria de Educación Superior, ocasión en la que se levantó una gran polémica debido a sus distancias frente a las demandas de cambio en el sistema educativo, como asimismo por la mantención de vínculos comerciales precisamente con Oliva, y que finalmente forzaron su salida de ese cargo («La incómoda mochila de la próxima subsecretaria de Educación», Ciper, enero 2014, «Nuevo nexo con escuelas de Walter Oliva hacía inviable permanencia de Claudia Peirano en Educación», febrero de 2014).

 

Walter Oliva y Michelle Bachelet

Tras su separación, el empresario DC se emparejó con la Senadora DC Ximena Rincón, quien también tuvo cargos ministeriales como Ministra Secretaria General de la Presidencia y del Trabajo durante el segundo Gobierno de Bachelet. Tiene un lazo estrecho con Mariana Aylwin, con quien comparte actividades en el rubro de los «megasostenedores» de colegios y del negocio educativo en general (Ver «Sostenedores vinculados a la DC recibieron en 2013 más de $41 mil millones en subvenciones», Ciper Chile, noviembre de 2014). Oliva es, además, cercano a Cecilia Pérez, y mantiene estrechas relaciones con lo que en su momento fue el ya extinto partido «Amplitud» («Walter Oliva: La vida del millonario que le costó caro a Claudia Peirano», Publimentro, 2014).

En el 2014, «Ediciones Giro País» amplió su capital incorporando a nuevos actores, como el empresario y frecuente panelista de televisión Jorge Errázuriz, que en su descripción de twiter se cataloga como «liberal de tomo y lomo» y escribe «#YoVotoRechazo», el Presidente de la Confederación de la Producción el Comercio (CPC) Rafael Guilisasti, Juan José Cueto (familia Cueto, propietaria de Latam), el empresario laguista y con pretensiones de presentarse como candidato a la Convención Constitucional, Darío Calderón, y el ex gerente de Metro, Clemente Pérez.

La trayectoria y pefil de este último, conocido por su frase de «cabros, esto no prendió» pronunciada en entrevista al Canal «24 Horas» el día 16 de octubre del año pasado, habla mucho del sector al que nos referimos en esta nota: Proveniente de una familia DC, estuvo casado con una hija de Edmundo Pérez Yoma y nieta de Edmundo Pérez Zujovic, fue nombrado Director de la Comisión Nacional de Medio Ambiente del Gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, luego asesor de la Alcaldía de Jaime Ravinet en Santiago, nombrado Subsecretario de Obras Públicas por Ricardo Lagos, y luego como Presidente del Metro, por el primer Gobierno de Michelle Bachelet. Conforma la tendencia de ex militantes DC «Progresismo con Progreso», que preside Mariana Aylwin.

Aún en la DC, Clemente Pérez adirmó en entrevista a La Tercera que «La Democracia Cristiana tiene que colaborar con Piñera», y ante la pregunta sobre si había votado en la Segunda Vuelta Presidencial entre Guillier y Piñera,  «No voté por ninguna de las dos opciones (…) Tenemos que volver a los valores democratacristianos, a generar grandes acuerdos, a crecer y a interpretar a la mayoría de los chilenos que quiere opciones de centro, alejados de la polarización que hemos visto en estas elecciones».

 

Sebastián Sichel y Andrés Velasco

 

Sebastián Siches y los ex «Ciudadanos» de Andrés Velasco

Como reseñamos en una nota anterior sobre Andrés Velasco («Andrés Velasco critica Reforma Constitucional de retiro del 10% y lo califica como «pataleta» y «populismo»»), las elecciones internas generaron una bullada ruptura de «Ciudadanos», donde una buena parte de estos grupos decidieron renunciar y formar un espacio llamado «Libres», que luego, un día antes del estalido de la revuelta popular, en el jueves 17 de octubre, lanzó «Convergencia Liberal», donde nuevamente intentan generan un espacio que se sitúe entre la derecha de la ex Concertación y la derecha gobernante de «Chile Vamos». El abandono de estos grupos le propinaron una nueva derrota al ex Ministro de Hacienda de Bachelet: Su fracasada precandidatura presidencial en el 2013, el destape de sus lazos con Penta, la investigación y juicio del que logró escapar por el pacto de impunidad que terminó de fraguar el Gobierno de Bachelet, con el escandaloso episodio de la «charla almuerzo» de 20 millones de pesos que le cobró a ejecutivos de dicha empresa.

En «Convergencia Liberal» se vuelven a repetir los mismos nombres que forman parte de la propiedad de El Dínamo y de la encuestadora Black&White. Como señaló la bromeó la directora del Banco Estado (que hoy preside precisamente Sebastián Sichel), Paola Assael, en el día de lanzamiento de «Convergencia Liberal» justo antes del inicio de la revuelta: «Lo bueno de que haya puros amigos es que uno puede decir lo que quiera y va a estar bien» (Ver «Nace Convergencia Liberal: el proyecto de partido político que lideran los viudos de Ciudadanos»).

El espacio lo preside Juan José Santa Cruz, que había sido el jefe de la fallida campaña presidencial de Andrés Velasco, y que luego quebró con el candidato («Juan José Santa Cruz y la fracasada búsqueda del centro político: «Ha habido puro proyectito personal», La Tercera). También, Sylvia Eyzaguirre, investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP), la entidad de influencia política e intelectual de la familia Matte, quien usualmente ha venido apareciendo en paneles de televisión.

Otro de sus integrantes, Ricardo Escobar, Director del Servicio de Impuestos Internos del primer Gobierno de Bachelet, colaborador estrecho de Andrés Velasco, y responsable de muy millonarias condonaciones de deudas tributarias a favor de las grandes empresas, fue quien en el contexto de la pandemia escribió la misógina columna contra Izkia Siches “La Política, la Zorra y el Cuervo”.

El corredor de bolsa y empresario Jorge Errázuriz, que frecuentemente aparece como panelista en televisión, por su parte, ha manifestado su intención de ser delegado a la Convención Constitucional. Un personaje que aparece reseñado en el libro del investigador Sergio Jara, «Piñera y los leones de Sanhattan», como uno de los integrantes más excéntricos y opulentos de la nueva elite especuladora vinculada a la trayectoria de Sebastián Piñera (Ver reseña de sus apariciones en ese libro en esta reseña aparecida en El Desconcierto). Hoy es Vicepresidente de la poderosa corredora de bolsa BGT Pactual, y tiene un estrecho lazo con Pablo Piñera Echeñique, militante de la DC hasta el año 2017, y con varios cargos durante los gobiernos de la ex Concertación: Subsecretario de Hacienda y Consejero del Banco Central en el Gobierno de Aylwin, Director Ejecutivo de Televisión Nacional y Subsecretario de Obras Públicas en el Gobierno de Lagos, Director General de Administración y Finanzas del Ministerio de Relaciones Exteriores y luego Gerente General de BancoEstado durante el primer Gobierno de Bachelet.

 

Jorge Errázuriz con Pablo Piñera Echeñique, hermano de Sebastián, y militante de la DC hasta el año 2017.

 

La búsqueda del «centro perdido», o cómo la elite del extremismo neoliberal intenta reinventarse

Un sector que seguirá buscando presentarse como espacio presentado como «de centro liberal», pero que en rigor, representa más bien a lo que viene llamándose como «extremismo de centro», y a sectores de una elite neoliberal que, viniendo del mundo de la DC y de lo que podría llamarse como «Laguismo» o viudos nostálgicos de la ex Concertación, intenta reflotar un espacio de «consensos» elitistas y neoliberales en medio de la reconfiguración del mapa político en curso. Sus pasos, en todo caso, están llenos de errores y desconexión con la realidad del país. Basta revisar varias de las notas aquí compartidas, y caer en cuenta de ello. Como muestra otro botón: En septiembre de 2019, el medio «Pauta», tambén con cercanía a estos sectores, publicaba una nota: «La estrategia de Libres para entrar al disputado centro político»:

«En su mayoría ex Ciudadanos -partido fundado por Andrés Velasco y Santa Cruz en 2013- esperan convocar el próximo jueves 17 de octubre a un nuevo espacio de diálogo del centro político. Un centro que, dicen, se aleja tanto de la izquierda como de la derecha más tradicional, pero que «políticamente hablando» considera que es «bueno» que haya continuidad del Gobierno de Sebastián Piñera. Todo con la idea de reconquistar «el centro que ha sido abandonado».

Esta actividad con cuyo afiche terminamos este repaso sobre este mundo, habla por sí sola: Mariana Aylwin y Hernán Larraín Matte, recién renunciado ex Presidente de Evópoli e hijo de Hernán Larraín Fernández, histórico dirigente de la UDI y actual Ministro «de Justicia y los Derechos Humanos» del Gobierno de Piñera. Organiza: BTG Pactual, la corredora de bolsa de Sanhattan en cuyo directorio es Vicepresidente Jorge Errázuriz…

 

 

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario