«Suenan las alarmas»: No Te Va Gustar y el disco de la madurez

Por Miguel Fauré-Polloni

#Rock_DeFrente

 

 

Y sí, a dárselas de rockerito, Pomelo y las luces. Pero la casa, las cuentas, los cuarenta. Y jódete bien. Pero bueno, a gambetear si el alma te desborda por las franjas. «Cada cual elige cómo quiere ser» (Quería ser como él). ¿Pensaba Emiliano (Brancciari) en su propio viejo?. «Papá volvé». No me imagino a Santino -su gurí- diciendo eso. Sí, a mi hijo le puse ese nombre por inspiración ntvgera. Qué se le va a hacer. ¿No es este disco influencia de influencia, plagio de plagio?

 

Un plagio adecuado, comentaba Sabina (mirá qué washo te cito), es un giro necesario de la cultura popular. Lo decía, en realidad, en torno a sí y Dylan. Pero entre el «Lightning Bolt» de Pearl Jam y esta joya de NTVG hay sólo un par de avenidas de distancia. Un par y de Montevideo: cortas, oscuras, húmedas y adorables. ¿En qué minuto Eddie Vedder coincidió de cara al argento/yorugua que lidera la banda más popular del momento en el Río de la Plata? En aquel donde surge el disco de la madurez.

 

 

¿Recuerdan el ingreso de PJ al Salón de la Fama del Rock? ¿Les suena el discurso familiero de Vedder comparándose con un barrilete que sostiene del piolín su amada Jill Mc Cormick? Bueno, youtubeen a Brancciari hablando de su nido. No lo apunto a modo de burla, es más, confieso que me encanta. Eso atenúa el amargor de otras voces montevideanas del rock, como la Vela Puerca (a todo esto, escuchen «Destilar», una obra de arte de la cual ya les hablaré).

 

Volvamos al disco. «Hoy estoy un tanto autodestructivo, aunque soy feliz y por tus ojos me desvivo» (Autodestructivo). Obvien el videoclip, ininteligible. Rola intensa, con quiebre melódicos que hacen eco del lado más oscuro de Este fuerte viento que sopla. Pero no, acá el frontman se sabe refugiado detrás del cerro, en el calor de la chimenea. Para cuando me muera, correcta ejecución del tiro libre a lo Forlán. Los vientos creando atmósfera, la bata haciéndonos golpear las suelas acompasadas y un mensaje antica sutil y poético. Muy Mujica Pepe todo. Redonda, simple, el 1 a 0 suficiente para los lograr los tres puntos.

 

 

Los villanos, esa rancherezca rareza que tan buena letra pega. Y sí, habla de la Argentina. «Todo otra vez, salir de la ruina para volver…». Innegable: casi se escucha de fondo el canto de la barra «MMLPTQTP». Asumo que adelantar Prendido fuego fue un acierto: la voz de Emiliano en su mejor versión, el quiebre emotivo al 1:26 y uno de esos porfiados ecos que NTVG ha sabido explotar de tan buena manera. El video, sí, un golazo.

 

En general, las canciones pasan de la intensidad punk/rock (Lo real es ya, Pegame más fuerte) al pop de buena letra (Desde que era un pibe, No deja de sonar). Pero «no te debo nada a vos», como salta en Viento a favor, ya que «quiero estar acá». En casa, «no me voy a quejar». Fuera de casa, del sacro nido, el mundo es un caos. ¿Escuchan las sirenas? dice Vedder, «suenan las alarmas», responde Brancciari. Yo las escucho y protejo a mi Santino

 

 

 

 

Comparte tu opinión o comentario