por: Miguel Silva Vemos al presente con ojos del pasado. A veces es una pena, pero algo inevitable, porque las generaciones del pasado nos heredan lo peor (pero también lo mejor) de sus ideologías y acciones, sin o con querer. Por