En su sexta declaración en apoyo al pueblo mapuche, un grupo de historiadoras e historiadores de diversas universidades chilenas pidieron al gobierno ser coherentes con su propio llamado al diálogo y terminar con la represión y violencia contra niños, hombres